Chaval

Chaval es uno de los gatos de la colonia de Chapela que tuvo que ser retirada.

Llegó con la boca y el hígado tocados. La boca no estaba tan mal, pero a él le impedía comer con normalidad y le dolía tanto que se golpeaba con las patas a la mínima y hasta que se recuperó y pudo operarse estuvo con papas de pienso y latas.

En cuanto se estabilizó del tema del hígado lo llevamos a operar y, aunque en un principio después de la operación ya era capaz de comer pienso con total normalidad, al poco tiempo volvieron las tremendas molestias y de nuevo, solo era capaz de comer el pienso molido, mezclado con latita y con mucha agua.

Se le operó de segundas y se le extrajeron los caninos, que son las piezas que, si están en buen estado, se suelen dejar.

Nuestro pequeño ya es capaz de comer tanto pienso como lata y está siendo tratado además con interferon felino, que, aunque muy costoso, es un tratamiento que les ayuda muchísimo a comer con normalidad, sin dolores, babeos, molestias… Hasta les cambia el carácter, están más animados y juegan al no tener dolor 🙂