Uma

Freydis, ahora Uma, renombrada por su acogida, fue recogida y llevada a urgencias por las personas que la encontraron a principios de noviembre de 2020. Había sido atropellada en Baiona. 

La pobre estaba postrada, aunque con los días fue recuperando bastante. Movía las patas delanteras y podía apoyarse sobre ellas, incluso era capaz de arrastrarse por la jaula, pero no podía ponerse sobre las patas traseras, aunque sí tiene sensibilidad en ellas. Al principio tampoco tenía visión, pero también le recuperó con los días.

Es una gatiña muy buena, se deja hacer de todo y ha tenido la suerte de encontrar a alguien que le dé cariño y la ayude en su recuperación.

En una semana en acogida ya consiguió mucho avance. Todos los días durante media hora hace ejercicios con ella con la ayuda de esta sillita, y ya es capaz de comer sola y empieza a tener postura y erguirse.

Esperamos que siga mejorando día a dia. Ánimo Uma!