Candela

Candela fue recogida a principios de 2018 en Panxón, donde parece que había sido atacada por un perro hacía dos años que la dejó sin un ojito.

En el refugio parece estresada con tantos gatos o encerrada, da vueltas haciendo un recorrido fijo cuando no hay nadie en el jaulón. No está bien, sigue muy asustada pero creemos que con tiempo y paciencia, fuera del refugio será cariñosa y melosa.