Tinin

Tinin y su hermana Colombina (ya adoptada) estaban en un bajo abandonado de un edificio de la calle Colon y salían a comer a la calle a través de un agujero en las maderas que lo tapiaban.
Son unos gatiños complicados, que no se acostumbran mucho al trato con humanos.

Necesitaría una adopción con paciencia, que entienda que el proceso de adaptación con gatos tan poco sociables es largo y que lleva su tiempo. Puede que llegue a ser un gato amoroso y cariñoso pero si no lo es, se merece ser querido igualmente tal como es.