Archivo de la categoría: no apadrinados

Furón

Furón llegó con su hermano Furito (fallecido) en 2013. Es un gato con mucho miedo que respondía de forma muy nerviosa y agresiva. Ahora se deja tocar algo, vamos avanzando poquito a poco.

Con paciencia y tiempo creemos que se convertirá en un gato sociable.
 

El Cusponcito

El Cusponcito es uno de nuestros veteranos. Forma parte de la gran herencia de gatos que nos dejó el lacero municipal, gatos de los que no sabemos nada sobre su origen.

Es, como tantos otros, desconfiado y huidizo, de los que en el refugio no nos deja ver lo cariñoso que puede llegar a ser pero que, posiblemente, en una casa sacaría su lado más mimoso. 
 
 

Sebas

Sebas llegó a finales de 2019 de la calle San Sebastián. Nos dieron aviso de que llevaba varios días maullando solo por ahí.

Le ha costado bastante adaptarse a estar en el refugio, le estresaba estar con tantos gatos, pero parece que se está acostumbrando. Con las personas es sociable y no le hace nunca ascos a las caricias.

Bolboreta

Bolboreta* es una gata tímida y retraída, pero a la que le puede la curiosidad. Siempre esta revoloteando a tu alrededor, observándote fijamente. Cuando la miras, te maúlla lastimosamente. Se la ve mimosa, incluso hace la croqueta, pero tiene que vencer el miedo que le lleva a huir cuando nos acercamos. Quien sepa conquistar su confianza, se llevará toda una joya.

Se lleva estupendamente con otros gatos.

* para los que no lo sepáis, significa mariposa 🙂

 

Tomás

Tomás viene de la zona de Bouzas. La persona que nos lo trajo nos decía que la seguía cada vez que iba a darle de comer. Nunca se resguardaba, siempre mojado o debajo de los coches.

Es un grandullón muy cariñoso, amoroso y bueno. Muy tranquilote y deseoso de conocer por fin el calor de un hogar.

Telma

Telma fue recogida en el Barrio do Cura en 2019. A ella y al resto de gatos que vivían allí, hubo que sacarlos cuando metieron las excavadoras.

Es una gata esquiva, huidiza, brava… En muchos casos, con el tiempo suavizan su carácter y llegan incluso a convertirse en gatos mimosos. Esperamos que Telma sea uno de esos casos porque sabemos que desgraciadamente, de no mejorar, sus posibilidades de ser adoptada caen en picado.

Roberta

Roberta fue recogida en 2019 procedente de la colonia de Pizarro, colonia que se está retirando a causa de las obras.

Como en muchos otros casos, el miedo y cambio de entorno la mostraba como a una gata bastante brava, pero en pocos meses dejó salir a la gatiña dulce y mimosa que tenía dentro.

Lleva poco tiempo suelta con el resto y de momento le estresa convivir con tantos gatos. Con las personas sin embargo, es muy buena y le gustan mucho los mimos.

Casero

Casero es un gato abandonado por sus dueños y que acabó en el refugio. A causa del fuerte estrés provocado al verse fuera de su hogar y en un ambiente tan diferente, con tantos otros gatos, sin poder prestarle la atención personalizadísima que tendría en una casa de acogida, sufrió un bajón de defensas importante en los primeros días, estuvo con suero y por suerte, se recuperó.

Al contrario de lo que suelen hacer otros gatos que vienen de casas, Casero no respondió agresivamente. Es super cariñoso, juguetón, amoroso, que se merece salir del refugio y volver a estar en un hogar donde lo quieran de verdad.

Nietzsche

Nietzsche, al igual que su madre Mami Jaune, viene de la colonia de Pizarro, colonia que se está retirando a causa de las obras.

Es un poco desconfiado al principio pero poco a poco, y jugando con él, te vas ganando su confianza. Luego es un mimosón, al que le gusta mucho jugar y no meterse en líos con sus compañeros felinos. Es muy tímido a la hora de darles la latita, no pisotea a ninguno por comer….el pobre espera pacientemente su turno.

Lina

Lina es la madre de Lino y Kalajari, rescatados todos ellos de una casa del centro, abandonada y semiderruida de donde no eran capaces de salir. Llevan con nosotros desde enero de 2018.

Lina, al igual que sus hijos, es muy huidiza. Ellos poco a poco se van soltando, pero a Lina le está costando más, tiene mucho miedo a las personas. Aún así, casi tres años después, Lina ya deja que acerques la mano para olerte, se deja rozar e incluso te maulla pidiendo de esa comida rica que sabe que llevas escondida en el bolsillo 🙂

Lina necesitaría una familia que entienda que paciencia, tiempo y cariño son fundamentales para ayudarla a confiar, a perder ese miedo, a dejarse querer.

Piotrek

Piotrek es uno de los 27 gatos desalojados en 2017 de una casa de Cabral, un dramático caso de Síndrome de Noé en el que vivían en muy malas condiciones.

Este precioso es cariñoso, juguetón y pacífico, de los que no quieren problemas con nadie. Un amor de gatiño que espera, junto a sus compañeros en el refugio, su oportunidad de descubrir lo bonito de tener una familia y disfrutar del calor de un hogar.

Uve

Uve, otra de las gatiñas de la colonia de Pizarro. Es una colonia que se está retirando a causa de las obras que les está dejando sin sitio.

Es una gata tranquila, de las que prefieren pasar desapercibidas. No ha tenido nunca problemas con sus compañeros felinos pero probablemente los haya tenido en el pasado con las personas. Nos observa atentamente pero no quiere que nos acerquemos a ella. Los gatos como ella necesitan tiempo. Muchas veces con paciencia y cariño, se consiguen grandes logros.

Angie

dav

Angie fue recogida en octubre de 2019 con la cadera rota y desplazada, creemos que a causa de un atropello, en Redondela. Tenía marca de castrada, así que creemos que era de alguna colonia. Fue operada y aunque la fractura no tenía el mejor pronóstico, por suerte la gatiña recuperó bien.

Cuando llegó, se dejaba manipular más, pero una vez suelta, hizo muy buenas migas con Triki (muy poco amiga de los humanos) y ahora es una pequeña fierecilla que si puede tenernos a 2 metros de distancia, mejor que a 1 🙂

Triki

Este preciosa nos tuvo pendientes de ella nada menos que 5 meses. Unas personas nos habían pedido ayuda para castrar a esta callejerita. Les dejamos una jaula trampa pero en el momento de acercárnosla al refugio, la metieron en el maletero sin asegurar la puerta de la jaula, que volcó, se abrió y en cuanto abrieron, la gata salió corriendo.

Logramos recuperarla 5 meses después…exactamente el día 29 de julio de 2019, meses en los que estuvo fuera de nuestro control en los alrededores del refugio.

Dos días después de recuperarla, se llevó a castrar, tras la anestesia, lamentablemente se detectó que tenía leche en las mamas. Se movilizó a todos los voluntarios del refugio y se recorrieron todos los alrededores durante ese día sin éxito, hasta que a última ahora del siguiente se localizó, debajo de varios palés y maderas en otra nave cercana, a las cuatro crías, milagrosamente vivas, aunque muy frías y ya en mal estado, por suerte tres consiguieron salir adelante y fueron adoptados. Nos quedó el disgusto de haber perdido a uno de los pequeños.

Después de toda esta odisea, Triki se quedó con nosotros. Con sus compañeros felinos se lleva bien, con los humanos es otra historia. Llegó siendo una fierecilla que solo con mirarla, te bufaba. Poco a poco se va relajando y confiamos en que con tiempo y paciencia, termine dejando atrás ese miedo y desconfianza a las personas.

Soler

Soler lleva con nosotros desde finales de 2018, al igual que sus compañeros Grumpy, Cristina y Fernando, y vienen del rescate del callejón de Soler.

A Soler le ha costado bastante adaptarse al refugio. Con las personas siempre ha sido muy bueno y cariñoso, pero estar con tantos gatos le hacía estar en un estado permanente de irritabilidad. Ahora lo lleva mejor, pero necesitaría encontrar un hogar con uno o dos felinos donde poder vivir con tranquilidad.

Grumpy

Grumpy es una gata muy viejiña, de los rescatados en el callejón de Soler.

Es una gatiña con la que casi no contábamos, era tan viejita, estaba tan malita.. que nos hace muy felices cómo se está recuperando tan bien  de la operación para extracción de la piedra que tenía atascada. Es una gata preciosa, adaptándose en casa de acogida, al solete y disfrutando  de esta oportunidad

Mus

Mus fue recogido el verano de 2017 en Beade. Llevaba tres días delante de la puerta de un bar, donde no era bien recibido, además presentaba un evidente mal estado, tenía una buena herida, probablemente a causa de alguna pelea, llena de pus.

Es un grandullón muy tranquilote y bueno y que sufre un problema de artrosis, por lo que agradecería enormemente poder disfrutar del calor de un hogar.

Campanita

Nuestra pequeña lleva desaparecida desde abril de 2020. Si alguien la ve, por favor, poneros en contacto con nosotros. La echamos mucho de menos 🙁

Nuestra preciosa Campanita llegó a nosotros la primavera de 2019 siendo aún muy pequeña. No tenía ni 6 meses. Tenía familia, pero cayó de una ventana y aunque pudimos contactar con ellos, no quisieron recuperarla.

Campanita es un auténtico amor de gatiña. Super dulce, sociable y muy mimosa. Sería la gata más feliz del mundo con una familia que la quisiera como ella se merece.

Stefy

Stefy procede esta camada de tres gatitas rescatadas en O Castro a principios de 2016. Venían todas muy malitas, acatarradas y en muy mal estado, de hecho la más menudita no logró salir adelante. Las otras dos, Stefy y Piti, sí lo consiguieron.

Stefy es una gata muy huidiza, de pequeña se dejaba mimar algo más, pero ahora mismo no quiere saber nada de mimos, ni de fotos, prefiere no tener mucho trato con las personas. Sin embargo, cuando hay que manipularla para revisar agradece que le rasquen las orejitas.

Candela

Candela fue recogida a principios de 2018 en Panxón, donde parece que había sido atacada por un perro hacía dos años que la dejó sin un ojito.

En el refugio parece estresada con tantos gatos o encerrada, da vueltas haciendo un recorrido fijo cuando no hay nadie en el jaulón. No está bien, sigue muy asustada pero creemos que con tiempo y paciencia, fuera del refugio será cariñosa y melosa.

Lara

Lara, nuestra pequeña bautizada así por la historia de su rescate, en marzo de 2019, cuando apenas tenía 5 meses.

A primera hora de la tarde dieron aviso de que había un gato en las columnas centrales del túnel de Bouzas. Por la noche, cuando había menos tránsito, dos voluntarias fueron con chalecos reflectantes, triángulos y mucho cuidado. La gatiña estaba muy asustada, por lo que echó a correr nada más acercarse mínimamente a ella. Consiguieron cogerla finalmente con un ganapán cuando la gata intentó refugiarse en una cabina de SOS. La única persona que paró aquella noche para preguntar si podía ayudar, fue una chica llamada Lara, así que bautizamos a la pequeña 🙂

Las fotos de su rescate aquí http://blogdeproyectogato.blogspot.com/2019/03/rescate-en-el-tunel-de-bouzas.html

Lara es un poco miedosa, pero se nota que es la típica gata que con un poco de paciencia y trabajo, en una casa sería una mimosa!

Tinin

Tinin y su hermana Colombina (ya adoptada) estaban en un bajo abandonado de un edificio de la calle Colon y salían a comer a la calle a través de un agujero en las maderas que lo tapiaban.

Tinín, al igual que su hermana, era un gatiño complicado, que no se acostumbraba al trato con humanos, pero de un tiempo a esta parte, está más relajado ante nuestra presencia e incluso ya empieza a dejarse tocar :-).

Lino

Lino llevaba seis días maullando en la ventana de una casa abandonada y semiderruida por dentro del centro de Vigo. Pudimos acceder a la ventana del primer piso subiendo con una escalera y a través de ahí accedimos a la buhardilla que es donde se encontraba el gatiño. Pudimos colocar una jaula trampa, todo con sumo cuidado, ya que una vez dentro, hubo que bajarlo por el hueco de la buhardilla, y luego por la ventana, siempre intentando que el animal se fuera acoplando y no sufriera daño alguno.

Su madre Lina y su hermana Kalajari fueron rescatadas poco después.

Es un gato muy huididizo, no acaba de fiarse de las personas pero sí le gusta observarlas. Necesita una familia que esté dispuesta a darle el tiempo que necesite para aprender a confiar.

Gus

Gus y su hermano Chulito forman parte del grupo de gatos que hemos ido sacando del Puerto, de la zona que se ha abierto al público y que les ha dejado sin cobijo posible.

En el refugio es un gato esquivo, pero creemos que en un hogar, con paciencia y cariño, esa desconfianza iría desapareciendo.

Dado

Dado llegó procedente de la colonia del Puerto, donde a causa de las obras, se habían quedado sin cobijo alguno.

En el refugio es un gato huidizo con las personas, sin embargo, Dado tiene ese «punto» que nos deja entrever que en una casa, con el calor de un hogar, dejaría atrás ese distanciamiento y se volvería mucho más sociable.

Ágata

Ágata tuvo que ser recogida en el entorno del Xeral en 2019 porque la gente de la zona no la quería allí. Los conflictos entre sus cuidadoras y los vecinos eran continuos y la pobre ni siquiera tenía donde refugiarse del frío y la lluvia.

Es una gata muy miedosa y desconfiada, que escapa en cuanto ve amago de acercarte a ella. Sin embargo, le cuesta resistirse a la comida rica y siempre intenta ponerse a la vista para no quedarse sin nada.

Gregor

Gregor apareció en un fallado en la calle Escultor Gregorio Martínez en 2017. Se pusieron carteles en la zona pero nadie lo reclamó. Varios vecinos intentaron cogerlo pero finalmente colocamos una jaula trampa para sacarlo de allí, venía muy atascadiño pero ya está totalmente recuperado.

Es un gato muy bueniño, tímido que no se acerca ni pide mimos pero sí los acepta de buen grado, se deja coger y mimar, un peluchón.

Yaul

Yaul fue recogido junto a su hermano Romie, en la calla Romil en Diciembre de 2018. Se había quedado encerrado en un almacén y no nos puso nada fácil su rescate, así que hubo que poner jaula trampa para cogerlo.

Con el tiempo, ha ido aprendiendo a confiar y ya es mucho más sociable de lo que era cuando llegó….y seguimos avanzando!

Nata

Nata fue recogida junto a Fresa e Iris a principios de 2019, ya que iban a desahuciar a su dueña y repartió sus gatos por diferentes protectoras.

Nata y Fresa llegaron siendo muy desconfiadas y agresivas, en su casa tampoco eran sociables, sin embargo, Nata está progresando y ya deja que te acerques, te pide cosas ricas e incluso deja que la toques.

Josete

Recogido en el verano de 2019 junto con otros gatos del asilo del Barrio del Cura. Hacía tiempo que no se sabía de colonia allí, pero cuando iban a empezar las obras nos avisaron de que quedaban gatos.

Es un gato muy miedoso que aún se está adaptando a un cambio tan brusco. Esperamos que con paciencia y cariño, vaya dejando atrás esos miedos que nos impiden acercarnos a él como quisiéramos.