Archivo de la categoría: en adopción

en adopción

Pani

Nuestra pequeña Pani fue recogida en la zona de la Panificadora con una herida muy fea en una oreja. Tras un tiempo intentando curarla, finalmente hubo que cortarla.

Es una gata que mientras estuvo en su jaulita, se dejaba hacer de todo y pedía mimos sin parar, pero una vez suelta, lo está pasando muy mal. Está muy asustada con tantos gatos a su alrededor y siempre está escondida bajo las mantas.

Hay gatos que en periodo de cuarentena, están deseando salir, moverse, jugar, relacionarse con los demás gatos, y otros, como es el caso de Pani, que se sienten más seguras en su jaulita y necesitan mucho más tiempo para adaptarse al nuevo entorno.

En una casa, sin duda, se sentiría más tranquila y volvería a ser la gata buena y dulce que era cuando llegó.

Tadeo

Tadeo, otro de nuestros «callejeritos» en el antiguo refugio. Cuando nos trasladamos, hubo que volver durante dos semanas porque se resistía a entrar en la jaula trampa, pero no dejamos de intentarlo hasta que lo cogimos, no podíamos dejarlo allí solo!

Es un gato miedoso, que cuando vivía a las puertas del refugio no dejaba que te acercaras pero que, sin embargo, sí venía muchas veces a recibirte cuando sabía que tocaba comida rica 🙂

Ahora ya en el nuevo refugio, está asustado y todavía no está listo para verse suelto con tantos gatos, pero hemos descubierto a un Tadeo que, aunque miedoso, es un gato muy bueniño que ya nos permite acariciarlo.

Patrick

Patrick lleva ya muchos años con nosotros. Él, Doro y Tadeo, rondaban la zona del antiguo refugio, así que cuando nos instalamos allí, les pusimos su propio refugio para cobijarse del frío y la lluvia y sus cuencos de comida y agua. Cuando nos fuimos, por supuesto se vinieron con nosotros.

Patrick siempre fue el más huidizo, no es un gato sociable, es un solitario, pero nosotros lo queremos igual y estamos encantados de verlo disfrutando del aire puro de las montañas 🙂

Dante

Nuestro Dante fue recogido en julio de 2020 por la zona de un bar en Vincios. Cuando nos llegó el aviso fuimos a buscarlo ya que era muy raro que en varios días estuviera en exactamente en el mismo lugar.

Llegó con muchísima cargación y tiene pinta, por la dentadura de ser mayor. Intentamos localizar a su posible familia sin éxito.

Decir que Dante es muy bueno y sociable es quedarse corto. Es un gato simplemente maravilloso!

Eliot

Eliot fue recogido a principios de 2019 procedente de la colonia de Pizarro. Es un gatiño viejo e inmunodeficiente, que fue castrado y al poco tiempo comenzó con la típica herida en la orejita, que fue a más y resultó ser un carcinoma. Fue operado y la orejita amputada.

Nuestro abueliño es un gato muy miedoso que no se deja tocar pero que no le hace ascos a una latita rica y llega a comer de tu mano. A Eliot a su edad, ya solo le apetece estar tranquilo y echarse sus siestas al sol en el nuevo refugio.

Suli

Esta preciosa panterita es Suli, una de las gatiñas recogidas de la colonia del Xeral.

Como casi todos sus compañeros de colonia, es una gata huidiza y miedosa a la que acercarse es realmente difícil. No es agresiva ni te hace un mal gesto, pero el miedo le puede y escapa si te acercas demasiado.

Suli es uno de esos casos en los que una familia con paciencia y algo de mano para, poco a poco, y siguiendo unas pautas, ayudarla a restar ese miedo y aprender a confiar, conseguiría grandes avances.

Effi

Effi es la gatiña que en dos ocasiones se escapó de casa y se subió al mismo árbol del que era incapaz de bajar. Os dejamos los links de la historia de los dos rescates en, exactamente, el mismo árbol. Increíble. 

http://blogdeproyectogato.blogspot.com/2019/09/rescate-de-efi-la-gatina-de-teis.html

http://blogdeproyectogato.blogspot.com/2020/03/segundo-rescate-de-efi.html

Ahora Effi vive en una casa de acogida, en la que está desde el segundo rescate y recientemente se la ha dejado empezar a pasear por las cercanías de la casa pero SIEMPRE con vigilancia, con un control de salidas muy exhaustivo por sus dobles antecedentes penales! 

Es una gata muy jovencita y muy juguetona, pero si ya normalmente tenemos que tener cuidado con los gatos por el tema de ventanas/puertas y control en las salidas, imaginaos con esta traviesa! 

Tuity

Tuity, la Tuerta Alcampita lleva con nosotros desde 2016.
 
Le costó mucho tiempo recuperarse desde que llegó al refugio en una condiciones lamentables, hubo que enuclearle uno de sus ojos, ya que era irrecuperable.
Es una gatiña muy tímida y miedosa, sin embargo cuando la coges en el colo no para de ronronear y dar cabezazos. Es una gata que necesita algo más de tiempo y paciencia para socializarse, pero poquito a poco se va soltando y demostrando lo cariñosa y agradecida que es.
 
Amadrinada por Maite Rodríguez 🙂

 

Arlequín

Arlekín es toda una superviviente del centro de Vigo. Vio morir y desaparecer a muchos de sus compañeros y a finales de 2016, después de 10 años en la calle, el invierno le estaba resultando muy cuesta arriba. La recogimos y vive en una casa de acogida desde entonces.

Más de tres años después, un carcinoma en la cara nos obligó a operarla y está en tratamiento con quimioterapia desde entonces.

Es una viejita muy tímida a la que le gusta descansar en alguno de sus escondites, casi siempre con su amiga Tuiti, con la que comparte acogida y a la que está muy unida.

Grandal

Grandal lleva ya tiempo con nosotros. Fue un gato que cogimos para castrar y, cuando ya lo teníamos con nosotros, la persona que nos avisó dijo que no lo devolviéramos porque no iba a seguir alimentándolo. Así que Grandal se quedó con nosotros.

Grandal es un escapista profesional. Quiere estar en todo, pero a la hora de la verdad, en el momento en que quieres acercarte a él, desaparece. Eso sí, a la comida rica no puede resistirse!

Chus

Chus, al igual que Baltasar, tuvo que entrar en el refugio porque había que sacarlos de la colonia en la que vivían en julio de 2020.

A ella y a Baltasar se les intentó encontrar una casa de acogida por ser dos gatos especialmente sociables y cariñosos que, al demandar tanta atención de los humanos, lo iban a pasar muy mal teniendo que entrar en el refugio.

Chus lo está pasando muy mal. Es una gata muy muy buena pero está extremadamente asustada, por lo que no perdemos la esperanza de que alguien se fije en ella. Estamos seguros de que en una casa volverá a ser la gata que era, una mimosa empedernida que se pone panza arriba para que la llenen de mimos.

V

V es el hermano de Susu, y fueron recogidos a finales de 2019 siendo aún cachorros, junto a su mami Salva (ya fallecida) y Terra.

V y Susu son leucémicos, al igual que su madre, y están juntos en una casa de acogida donde tienen la suerte de tener un trato personalizado y pueden estar más controlados en caso de ponerse malitos. V de momento está muy bien, así que lo que hace es estar pendiente de su hermanita y darle muchos mimitos.

Baltasar

A Baltasar hubo que sacarlo de la colonia en la que vivía junto con otros de sus compañeros gatunos.

Es un gato muy amoroso y bueno que, precisamente por ese motivo, difundimos intentando encontrarle una casa de acogida para evitar que tuviera que entrar en el refugio, pero no hubo suerte.

Todavía no se ha adaptado del todo al cambio y a vivir con tantos gatos, pero pese a todo, sigue siendo un gato muy mimosón.

Merche

Merche es una de nuestras veteranas, de las que llevan con nosotros desde los tiempos de la Madroa, Es una de tantos que nos llegaban amontonados en jaulas trampa y nos dejaban en la puerta. Como con el resto, desconocemos su historia y procedencia.

Es una gata mayor, muy tranquila y que agradece enormemente que te pares a darle unos mimos. Nos encantaría que pudiera pasar sus últimos años con una familia, disfrutando del calor de un hogar que tanto tiempo ha estado esperando.

Garri

Garri apareció en Chapela a finales de Enero de 2020. Estaba lleno de garrapatas y tenía además una herida de mordisco en la oreja que le produjo una sepsis.

Tenía una anemia muy severa, pierde sangre y pierde proteína. Se le hizo una primera transfusión de sangre, tanto de glóbulos rojos como de plasma. Ahora está mucho más animado y cariñoso! Decir que el pobre es un gato mayor y tiene una  marca muy visible de haber llevado collar.

 

Meira

Meira fue recogida para esterilizar y su cuidadora nos pidió que no la devolviéramos porque estaba en una zona muy mala, vivía en muy malas condiciones y los vecinos maltrataban a los gatos. Fuimos a comprobarlo in situ y tuvimos claro que la gatiña no podia volver allí.

Meira es una gata muy buena, se deja coger en el colo, le gustan los mimitos y se lleva muy bien con los demás gatos. Tiene un poco de miedo, pero nada que con un poco de paciencia no deje atrás.

Senda

Senda fue recogida durante el confinamiento en la calle Puerto Rico porque presentaba muy mal aspecto. Extremadamente delgada y con una notable falta de pelo.

Hace poco tuvimos que ir a urgencias con Senda ella ya que estaba respirando mal. En una placa se vio que tenía una hernia diafragmática. Las hernias suelen ser de nacimiento o provocadas por algún traumatismo, seguramente en la calle recibió algún golpe pero hasta que no se puso peor no se podía saber que la tenía ya que ella analíticamente estaba bien y comía perfectamente. Fue operada de urgencias y ahora evoluciona favorablemente.

Es una gata con carácter, pero pese a su cara de pocos amigos, en la calle era bastante sociable. Confiamos en que con el tiempo irá suavizando.

Amadrinada por Andrea Rodríguez 🙂

Pixi

Esta gatiña procede de uno de los muchos casos delicados que hemos atendido y publicado en los últimos meses, rescatada de un entorno desfavorable cuando estaba viviendo una situación de peligro, ahora que está recuperada y tranquila preferimos no recordar cuál fue su caso ya que en su momento consideramos que por su seguridad no podía seguir en aquel entorno. Cuando la recogimos pasó por una fase de celo permanente que duró más de tres meses, adelgazó muchísimo, le cayó el pelo, finalmente tuvimos que castrarla igualmente porque su salud estaba desmejorando.

Ahora que ya está así de preciosa y recuperada, esta delicia de gata mimosona de ojos de diferente color, (heterocromía, algo que no es habitual en gatos de color negro), se merece encontrar ya un  hogar donde se preocupen y la cuiden como ella, al igual que todos los demás, se merecen.

Gapi

Gapi fue recogida tras ser atropellada a finales de 2018 en la Carretera Provincial. Se había roto el paladar, el fémur, sufría incontinencia y además hubo que colocarle un anclaje en la mandíbula. El hierro de la mandíbula ya se retiró y la única secuela que sufre es que no tiene sensibilidad en la cola, la tiene colgada y no puede moverla pero no supone ningún problema para su vida normal 🙂

Ali

Ali llegó al refugio procedente de la zona de San Roque para ser castrada y, en un principio, ser devuelta. Su cuidador encontró a una persona que quería adoptarla y la mantuvimos con nosotros hasta entonces, pero finalmente la adopción se cayó y dado que ya había pasado bastante tiempo, decidimos no soltarla de nuevo.

Ali es una gata con carácter, que llegó siendo bastante arisca y huidiza pero que con el tiempo, ha ido suavizando. Se acerca cuando hay comida rica por medio y ya nos permite rozarla 🙂

Begoña

Nuestra Bego vivía en el asilo del Barrio do Cura, hasta que llegaron las excavadoras y hubo que retirar a todos los gatos que estaban allí.

Es una gata muy buena, pero tremendamente miedosa. Necesita una familia con paciencia dispuesta a seguir las pautas necesarias para ayudarla a confiar.

Gatos como Bego necesitan que se les dedique tiempo, tiempo con el desgraciadamente en el refugio no contamos. Aun así, cuando se encuentran en un hogar sin tener que compartir espacio con tantos gatos, cuando disfrutan de un «trato personalizado», los avances en muchas ocasiones son increíbles.

Sole

Sole procede de una colonia en Soledad Castro. Es una colonia en la que apenas tienen refugio y a medida que se iban recogiendo para esterilizar, se han quedado con nosotros los que estaban peor.

Sole es una grandullona muy tranquila, nunca ha tenido problemas con sus compañeros en el refugio pero le cuesta confiar en los humanos. Es muy huidiza y acostumbra a salir corriendo con solo mirarla.

Tenemos muchos gatos como Sole, gatos a los que nos encantaría poder achuchar pero que les cuesta dejarse querer. Algunos con el tiempo se convierten en gatos super amorosos, otros bajan la guardia y permiten que les roces o se atreven a acercarse poco a poco, algunos nos sorprenden y cuando conocen el calor de un hogar dejan salir su lado más mimoso, y otros nunca llegan a perder ese miedo al humano.

En cualquier caso, Sole, al igual que el resto, siempre será más feliz con una familia. Independientemente de su carácter, todos ellos merecen ser queridos.

Ronda

A Ronda la recogimos en el Barrio do Cura, Era una de los que vivían allí, unos dentro del asilo y otros en los alrededores. Cuando empezaron con el derrumbe del edificio, hubo que sacarlos de allí a todos.

Ronda es una gata que llegó con mucha desconfianza, siempre escondida, pero el cambio de refugio le ha venido muy bien, le encanta tumbarse al sol y está empezando a bajar la guardia e incluso a dejarse rozar.

Wallace

Wallace, otro de nuestros naranjitas del Tercio de Afora, colonia retirada para evitar que también terminaran envenenados o muertos a balinazos.

De los supervivientes a la crueldad humana, Wallace es, junto a Mofly y Lucas, de los que permanecen en el refugio y, al igual que sus compañeros de colonia, es un gatiño esquivo, tranquilo pero que no se deja tocar. Con el resto de gatos, se lleva perfectamente, nunca se mete en líos.

Green

Green es un gato jovencito que apareció en el Casco Vello. Se instaló en una casa donde no vivía nadie y las vecinas le daban de comer hasta que dieron el aviso de que iban a tapiarla y el gato iba a quedar allí encerrado.

Estaba castrado, lo difundimos y preguntamos a la gente de la zona sin éxito, asi que tuvo que entrar en el refugio.

Los primeros meses era huidizo pero muy bueniño. A día de hoy, ha bajado la guardia y ha descubierto lo mucho que le gustan los mimos 🙂

Adopción urgente!

Agosto 2020. Esta pequeñaja está buscando un hogar definitivo. Es una cachorrita muy juguetona, se lleva bien con perros y otros gatos. A pesar de lo tranquila que se le ve en las fotos, es un terremoto. Tanto que su compañera, que está malita lo está pasando mal al tener que compartir espacio con una cachorra tan activa.

Pau – Hallada en una cuneta

Esta pequeña fue encontrada tirada en una cuneta donde parece que había pasado horas al sol, cerca del colegio Montecastelo. Se recogió y se llevó a una acogida donde había una madre con crías y ésta la aceptó y amamantó durante tres semanas.
Ahora está lista y recuperada para encontrar una familia definitiva. 

Peques de Vincios

Julio 2020. La madre de estos pequeños fue atropellada en Gondomar. La gente de la zona la conocía y sabían que había parido recientemente. Una vez recogida la madre, las crías tardaron 3 días en empezar a dejarse oír, y resultó que estaban escondidos en un falso techo de una casa particular. Las voluntarias que fueron no podían acceder a la zona sin entrar a la casa, donde no había nadie y hubo que avisar al dueño para que fuera.Pero al final se consiguió!

Ahora estos preciosos siamesitos, una hembra y un macho, y ambos muy buenos y cariñosos, necesitan una familia.