Archivo de la categoría: gatas

gatas

Conchi

Conchi fue recogida junto a su hermano Varo a principios de 2020. Eran una camada que vivía en un camino donde sus otros tres hermanos murieron atropellados, así que los vecinos de la zona nos pidieron recogerlos. 

Los dos son bastante tímidos, pero Conchi es más miedosa y de momento, no se deja tocar. Eso sí…cuando repartimos comida, deja su miedo para estar atenta a ver qué le cae!

Dakota

Dakota llegó a nosotros a finales de 2019. Es una gata de colonia, a la que tras varios intentos, sus cuidadoras pudieron coger para tratar el más que evidente prolapso anal que sufría.

Es una gata extremadamente miedosa, responde con un poco de agresividad, pero es la típica gata que con mano y paciencia, con alguien que tenga mano para este tipo de caracteres puede llegar a ser una gata bueniña, ya que cuando se consigue tenerla en brazos, es manipulable.

Fresa

Fresa fue recogida junto a Nata e Iris a principios de 2019, ya que iban a desahuciar a su dueña y repartió sus gatos por diferentes protectoras.

Fresa y Nata llegaron siendo muy desconfiadas y agresivas, en su casa tampoco eran sociables. En este tiempo, esa agresividad ha desaparecido y aunque Fresa sigue siendo muy huidiza, poco a poco nos va permitiendo acercarnos un poquito más.

Amadrinada por Emilia Selgas 🙂

Freya

Freya fue recogida en verano de 2019 de una colonia de Hío. La encontraron muy delgada, con las pupilas diferentes y con diarrea. Dio positivo en leucemia. Entró en el refugio porque no tenían donde tenerla.

Es una gata muy buena y que se deja hacer. Escapa un poquito cuando sabe que toca medicación, pero bueno, eso es algo totalmente comprensible 🙂 En una casa sería sin duda una gata muy feliz.

Amadrinada por Pablo Dapena 🙂

La Pelos

La Pelos llegó a nosotros en 2015, procedente de una colonia que estaban envenenando. Cuando llegó, la testamos y dio positivo en leucemia. En 2017 comenzó a perder peso, se le hicieron varias pruebas y además se retestó porque nos parecía increíble que un gato con leucemia viviese tantos años y, para nuestra sorpresa, dio negativo. Nuestra preciosa había superado la enfermedad y quedaba inmunizada! Es un caso muy raro, muy pocas veces ocurre, pero ocurrió 🙂

Es una gata muy miedosa y desconfiada que responde de una manera un poco agresiva, aunque ya se deja tocar algo y está bastante más tranquila. Los procesos de socialización con este tipo de carácter puede durar bastante tiempo, lo ideal sería disponer de un lugar adecuado para reubicar a estos animales. Serían mucho más felices.

Amadrinada por Ángeles Selgas 🙂

Romina

Romina, rescatada junto a otros 26 gatos a principios de 2017 que malvivían en una casa semiderruída en Cabral, Vigo, y en condiciones totalmente insalubres.

Es una gata super dulce y mimosa, le encanta la compañía y, aunque pequeña de tamaño, tiene el carácter suficiente para no dejarse amilanar por los demás 🙂

Pumuki

Pumuki es uno de los 27 gatos rescatados a principios de 2017 que malvivían en una casa semiderruída en Cabral, Vigo, y en condiciones totalmente insalubres.

Pumuki es un cacho de pan, una buenaza que siempre está pendiente de ti para pedirte un cariño y que se lleva de maravilla con sus compañeros.

Cristina

Cristina llegó a finales de 2018 con Grumpy (en acogida), Soler y Fernando de un rescate en el callejón de Soler. Nos dieron aviso de que estaban en una casa abandonada y en muy malas condiciones.

Es una abuelita muy dulce y tranquila, nunca se mete en jaleos y su lugar favorito siempre será el que más cerca esté de la estufita. Nos encantaría que pudiera llegar a conocer lo que es el calor de un hogar.

Sonia

Sonia fue vista en Travesía de Vigo, por las casas de Fenosa, embarazadísima y sin que nadie supiera de dónde había salido. No pertenecía a ninguna colonia de la zona y aunque se pusieron carteles y se difundió su foto, tampoco nadie la reclamó como suya.

Sonia es una gata muy buena, cariñosa y extremadamente mimosa. Le encanta la compañía de las personas, reclama mimos y atención cuando nos tiene cerca y agradece cada caricia con un ronroneo constante. No se lleva mal con sus compañeros felinos pero tampoco los busca, no es una gata que necesite de otros gatos. Lo único que curiosamente necesita, es el amor de los humanos.

Amadrinada por Marta Da Silva 🙂

Rola

Rola es la madre de Ría y Frodo, recogidos todos ellos en 2018 en un taller donde entraban y nos llamaron porque no los querían allí.

Es una gata muy miedosa pero poco a poco, parece que quiera ir acercándose. No es brava ni agresiva, es de las que se esconden y, una vez en su cuevita, se deja tocar ligeramente. Nosotros intentamos ayudarla a confiar, pero el proceso en el refugio siempre es más lento porque por desgracia, no podemos dedicarle a gatos como ella, todo el tiempo y dedicación que necesitan para perder ese miedo.

Tania

Tania es el nombre de la chica que nos dio el aviso en 2018 y es el nombre con el que bautizamos a nuestra pequeña. Vivía en una casa con finca y perro, y era una casa en la que los animales estaban siempre solos, salvo quizás un par de días a la semana que los dueños se pasaban por allí. La casa estaba a pie de carretera y la gata cruzaba continuamente, hasta que un día esta chica nos dijo que la habían atropellado. Apareció con unas heridas en las patas traseras que parecían de quemaduras o fricción. A día de hoy sigue con esas heridas, y tras una biopsia, ahora sabemos que lo que tiene es un problema alérgico de piel.

Es una gatiña muy dulce, buena y mimosa, un auténtico amor que no lo está pasando nada bien en el refugio. Nuestra Taniña necesita encontrara por fin la familia que tanto necesita.

Leni

Leni llegó al refugio de pequeña con su hermana Barbi y su madre Cánovas. Su otra hermana tiene la suerte de estar en una casa de acogida.

Su madre era de la zona del puerto, pero se desplazó cuando fue abierto a Cánovas del Castillo, donde parió y estuvieron hasta que las recogimos.

Leni es algo miedosa, pero la más sociable (sin contar a la que está de acogida). Ya cuando estuvo en jaulita con su hermana Barbi, se dejaba manipular mucho más.

Ahora se la puede ver jugar y deja que la rocemos, y aunque aún le queda para ser una mimosa, estamos seguros de que caerá y será un amorcito.

Amadrinada por Carmen Cabaleiro 🙂

Rosa

Rosa es otra de las gatas de la colonia de Pizarro que se está retirando a causa de las obras. Lleva con nosotros desde 2019.

Es una gata miedosa, huidiza y bastante fierecilla. No le gusta demasiado nuestra presencia. Con sus compañeros felinos no tiene ningún problema, pero con las personas no tenía prisa por interactuar. Un año después, está empezando a suavizar y se acerca tímidamente a pedir como el que más cuando llevamos comida rica.

Con gatos como Rosa, no hay una ciencia exacta para poder saber si con el tiempo se relajarán o si por el contrario no llegarán a aceptar que nos acerquemos a ellos. Lo que sí sabemos es que son gatos con lo que hay que tener un poco de mano, mucha paciencia y la capacidad de respetar su espacio y demostrarles con pequeños detalles que no somos el enemigo.

Choco

Choco, su madre Petra y sus dos hermanos, Leonor y Dingo, fueron recogidos de unos soportales en Coia donde no tenían cobijo alguno a causa de unas obras, en el año 2016. Estaban todo el día a la intemperie, los vecinos no los querían allí, acercaban a sus perros para asustarlos y se subian a los árboles para escapar.

Choco es una gata que, como en otros muchos casos, cuando llegó se mostraba muy agresiva y ahora ya se deja tocar y le gustan los mimos.

Pasa muchas veces que llegan siendo muy bravos porque están asustados viéndose de un día para otro en un sitio nuevo, un entorno desconocido para ellos, pero con tiempo, paciencia y confianza, bajan el nivel de agresividad. A veces se convierten en gatos amorosos y achuchables, otras solo llegan a permitir que les roces, pero su tolerancia a las personas siempre mejora.

Lorry

Lorry, de la colonia que vivía en una nave del Puerto que abrieron al público y tuvimos que recoger cuando empezaron con las obras.

Son todos ellos gatos esquivos y huidizos pero también en la mayoría de los casos, son gatos que tienen madera de cambiar, y Lorry sea posiblemente el caso que más claro vemos. Es una gata tranquila y buena pero que no se acaba de fiar de las personas.

Son muchas las veces que gatos que siempre se han mostrado esquivos, al conocer el calor de un hogar cambian y se convierten en gatos cariñosos y mimosos.

Loki

A Loki la envenenaron en 2013 en la zona de la antigua estación de Renfe, en las obras del AVE. La recogieron moribunda y convulsionando pero por suerte, se salvó.
 
Loki es una gatiña tremendamente desconfiada y nerviosa, sin embargo, no quita ojo de todo lo que pasa en el refugio, eso sí….a distancia. Poco a poco se va soltando, pero necesita una familia con mucha paciencia.

Isis

Dicen que los gatos rubios son todos machos, aunque parece ser que Isis eso no lo sabia. Esta excepción rubia es una gata mimosa, con cierto carácter con los demás gatos, pero muy mimosa con las personas.

Es un encanto que lleva ya muchos años con nosotros y que está deseando tener un hogar donde vivir y ronronear.

Isis amadrinada por Esmeralda López 🙂

Nolita

Nolita llegó a nosotros en 2016 con Perlita, procedentes de una colonia que estaban envenenando.
Es una gata muy activa, intrépida, saltarina, juguetona, curiosona y muuuuy cariñosa. Es un poco jefecilla y mandona 🙂 Busca una casa con algún amigo felino que se convierta en su compañero de aventuras.
 
Amadrinada por Raquel González 🙂

Bolboreta

Bolboreta* es una gata tímida y retraída, pero a la que le puede la curiosidad. Siempre esta revoloteando a tu alrededor, observándote fijamente. Cuando la miras, te maúlla lastimosamente. Se la ve mimosa, incluso hace la croqueta, pero tiene que vencer el miedo que le lleva a huir cuando nos acercamos. Quien sepa conquistar su confianza, se llevará toda una joya.

Se lleva estupendamente con otros gatos.

* para los que no lo sepáis, significa mariposa 🙂

 

Xanti

A Xanti la recogieron en 2015 por la zona de Coia, reclamaba la atención de todo el mundo. No sabemos si extraviada o abandonada….nadie la reclamó.

Xanti es un encanto de gata, super tranquila y cariñosa. Le encanta estar en el colo y que la achuchen.Se lleva perfectamente con sus congéneres.

Más fotos en este enlace

Amadrinada por Olalla García 🙂

Telma

Telma fue recogida en el Barrio do Cura en 2019. A ella y al resto de gatos que vivían allí, hubo que sacarlos cuando metieron las excavadoras.

Es una gata esquiva, huidiza, brava… En muchos casos, con el tiempo suavizan su carácter y llegan incluso a convertirse en gatos mimosos. Esperamos que Telma sea uno de esos casos porque sabemos que desgraciadamente, de no mejorar, sus posibilidades de ser adoptada caen en picado.

Roberta

Roberta fue recogida en 2019 procedente de la colonia de Pizarro, colonia que se está retirando a causa de las obras.

Como en muchos otros casos, el miedo y cambio de entorno la mostraba como a una gata bastante brava, pero en pocos meses dejó salir a la gatiña dulce y mimosa que tenía dentro.

Lleva poco tiempo suelta con el resto y de momento le estresa convivir con tantos gatos. Con las personas sin embargo, es muy buena y le gustan mucho los mimos.

Lina

Lina es la madre de Lino y Kalajari, rescatados todos ellos de una casa del centro, abandonada y semiderruida de donde no eran capaces de salir. Llevan con nosotros desde enero de 2018.

Lina, al igual que sus hijos, es muy huidiza. Ellos poco a poco se van soltando, pero a Lina le está costando más, tiene mucho miedo a las personas. Lina necesitaría una familia que entienda que paciencia, tiempo y cariño son fundamentales para ayudarla a confiar, a perder ese miedo, a dejarse querer.

Uve

Uve, otra de las gatiñas de la colonia de Pizarro. Es una colonia que se está retirando a causa de las obras que les está dejando sin sitio.

Es una gata tranquila, de las que prefieren pasar desapercibidas. No ha tenido nunca problemas con sus compañeros felinos pero probablemente los haya tenido en el pasado con las personas. Nos observa atentamente pero no quiere que nos acerquemos a ella. Los gatos como ella necesitan tiempo. Muchas veces con paciencia y cariño, se consiguen grandes logros.

Angie

dav

Angie fue recogida en octubre de 2019 con la cadera rota y desplazada, creemos que a causa de un atropello, en Redondela. Tenía marca de castrada, así que creemos que era de alguna colonia. Fue operada y aunque la fractura no tenía el mejor pronóstico, por suerte la gatiña recuperó bien.

Cuando llegó, se dejaba manipular más, pero una vez suelta, hizo muy buenas migas con Triki (muy poco amiga de los humanos) y ahora es una pequeña fierecilla que si puede tenernos a 2 metros de distancia, mejor que a 1 🙂

Triki

Este preciosa nos tuvo pendientes de ella nada menos que 5 meses. Unas personas nos habían pedido ayuda para castrar a esta callejerita. Les dejamos una jaula trampa pero en el momento de acercárnosla al refugio, la metieron en el maletero sin asegurar la puerta de la jaula, que volcó, se abrió y en cuanto abrieron, la gata salió corriendo.

Logramos recuperarla 5 meses después…exactamente el día 29 de julio de 2019, meses en los que estuvo fuera de nuestro control en los alrededores del refugio.

Dos días después de recuperarla, se llevó a castrar, tras la anestesia, lamentablemente se detectó que tenía leche en las mamas. Se movilizó a todos los voluntarios del refugio y se recorrieron todos los alrededores durante ese día sin éxito, hasta que a última ahora del siguiente se localizó, debajo de varios palés y maderas en otra nave cercana, a las cuatro crías, milagrosamente vivas, aunque muy frías y ya en mal estado, por suerte tres consiguieron salir adelante y fueron adoptados. Nos quedó el disgusto de haber perdido a uno de los pequeños.

Después de toda esta odisea, Triki se quedó con nosotros. Con sus compañeros felinos se lleva bien, con los humanos es otra historia. Llegó siendo una fierecilla que solo con mirarla, te bufaba. Poco a poco se va relajando y confiamos en que con tiempo y paciencia, termine dejando atrás ese miedo y desconfianza a las personas.

Grumpy

Grumpy es una gata muy viejiña, de los rescatados en el callejón de Soler.

Es una gatiña con la que casi no contábamos, era tan viejita, estaba tan malita.. que nos hace muy felices cómo se está recuperando tan bien  de la operación para extracción de la piedra que tenía atascada. Es una gata preciosa, adaptándose en casa de acogida, al solete y disfrutando  de esta oportunidad

Pati

Pati es una de las tantas gatiñas de Pizarro. Lleva con nosotros desde 2015. Vivía en la zona donde está ahora el nuevo Mercadona, antes de que empezaran las obras, estaba siempre en la acera con riesgo de atropello.

Cuando llegó era una bravucona que no se dejaba tocar, era muy huidiza, pero con el tiempo ha cambiado mucho, se deja acariciar, se acerca cuando hay comida rica… Se ha vuelto bastante buena pero aún tiene un poco de desconfianza.

Campanita

Nuestra preciosa Campanita llegó a nosotros la primavera de 2019 siendo aún muy pequeña. No tenía ni 6 meses. Tenía familia, pero cayó de una ventana y aunque pudimos contactar con ellos, no quisieron recuperarla.

Campanita es un auténtico amor de gatiña. Super dulce, sociable y muy mimosa. Sería la gata más feliz del mundo con una familia que la quisiera como ella se merece.

Stefy

Stefy procede esta camada de tres gatitas rescatadas en O Castro a principios de 2016. Venían todas muy malitas, acatarradas y en muy mal estado, de hecho la más menudita no logró salir adelante. Las otras dos, Stefy y Piti, sí lo consiguieron.

Stefy es una gata muy huidiza, de pequeña se dejaba mimar algo más, pero ahora mismo no quiere saber nada de mimos, ni de fotos, prefiere no tener mucho trato con las personas. Sin embargo, cuando hay que manipularla para revisar agradece que le rasquen las orejitas.

Candela

Candela fue recogida a principios de 2018 en Panxón, donde parece que había sido atacada por un perro hacía dos años que la dejó sin un ojito.

En el refugio parece estresada con tantos gatos o encerrada, da vueltas haciendo un recorrido fijo cuando no hay nadie en el jaulón. No está bien, sigue muy asustada pero creemos que con tiempo y paciencia, fuera del refugio será cariñosa y melosa.

Balú

Balú se salvó de un envenenamiento en Beade en 2016.

Es una gata viejita, intocable, inmuno, estuvo muy pochita del hígado, le costó mucha arrancar y recuperar y ahí está aguantando. Es una gata difícil, miedosa, que tenía costumbre de esconderse en sitios imposibles y cierta tendencia a la fuga. Ahora está más tranquila y se va dejando manipular. Esta gatiña es una auténtica preciosidad.

Amadrinada por Iván Comesaña 🙂

Perla

Perla es una gata inmuno (que vino con un compañero) de Tui, eran dos gatos que estaban en la calle y no tenían donde meterse, estaban todo el día debajo de los coches, no tenían refugio, les daban de comer, siempre aparecían mojados y empezaron a ponerse malos.
Perla llegó con la boca en muy mal estado, no tiene dientes ya, por lo que ese fuerte calicivirus sólo puede ser tratado con antibiótico y antiinflamatorio.

Actualmente se encuentra en una casa de acogida.

Amadrinada por María Gloria Pereira 🙂