Archivo de la categoría: gatas

gatas

Mami Jaune

Mami Jaune llegó procedente de la colonia de Pizarro junto a su precioso hijo Nietzsche. Costó mucho tiempo cogerla porque no había manera de que entrara en la jaula, demasiado lista 🙂

La soltamos hace poco tiempo con el resto de gatos, pero le está costando adaptarse. Se mantiene agazapada en una esquina y, al menos en nuestra presencia, no se mueve de allí.

Cuando estaba en su jaulita dejó sacar en ocasiones su lado de fierecilla, ahora, una vez suelta, lo que tiene es mucho miedo, así que necesita tiempo para acostumbrarse al nuevo entorno, a sus nuevos compañeros gatunos y a nosotros los humanos, con los que hasta ahora no había tenido que tratar tan de cerca.

Tripi

Tripi, panterita de la colonia del Xeral recogida a principios de 2019.

Llegó al refugio muy nerviosa, hasta el punto de que al llevarla al día siguiente a castrar, tenía un nivel de adrenalina tan alto que la anestesia tardó mucho en hacerle efecto.

Tripi tiene todavía ese punto de fierecilla que le impide dejarse querer, pero en el momento en que una latita rica aparece en escena, su punto «glotón» gana por goleada 🙂

Trapa

Trapa, procedente de la colonia de Pizarro, lleva con nosotros desde 2018.

Es una gatiña muy tranquila que en el antiguo refugio era de las fijas buscando el rayito de sol en la ventana y que ahora es, sin duda, una de las que más disfrutan del acceso al exterior.

Con sus compañeros felinos convive perfectamente, con los humanos es miedosa pero muy buena, nunca le hemos visto un mal gesto. Necesita ese tiempo para aprender a confiar que por desgracia, en el refugio siempre se alarga.

Redondita

Nuestra preciosa Redondita es, junto a Ocelota, una de las supervivientes de la saga roupeiriana.

Lleva ya muchos años con nosotros pero a pesar de ello, es ahora cuando empieza a bajar la guardia. Es tal el estrés en el que vivían en la calle, siempre alerta ante un posible ataque, que solo ahora que ya es viejita y se siente a gusto en el nuevo refugio, es cuando empieza a acercarse y olerte la mano (algo impensable hasta hace muy poco).

Nos haría muy felices que llegue el día en que consigamos romper esa barrera que las circunstancias le obligaron a construir y podamos darle todas las caricias que tenemos acumuladas desde que llegaron a nosotros.

Ocelota

Ocelota pertenece a la saga roupeiriana. Ella y Redondita son las únicas que quedan de aquel episodio tan dramático que vivimos hace ya muchos años.

La Plaza de Roupeiro contaba con una colonia de gatos en la que todos se caracterizaban por ser extremadamente desconfiados, asustadizos, agresivos e insociables y, lo cierto es que dadas las circunstancias, no nos extraña. Los gatos de Roupeiro estaban sometidos a un estrés constante (motos, botellones, balonazos, bicicletas, la gente los corría a palos cuando se metían en los negocios…).

Estos gatos contaban con unos bajos a los que no se les daba uso para esconderse, hasta que su dueño decidió tapiarlos y varios vecinos nos alertaron de que varios gatos habían quedado atrapados. El escenario que nos encontramos al llegar, es de esos que tristemente se te quedan grabados…

Todos ellos mantuvieron su carácter gran parte de su vida. En el caso de Ocelota, es una gata ya mayor que con los años ha ido amansando pero que mantiene esa desconfianza hacia los humanos, algo totalmente comprensible.

Cánovas

Cánovas se fue hacia la zona de frente cuando se abrió el Puerto, Cánovas del Castillo y parió allí en un solar, donde nos avisaron que las recogiéramos, a ella y a sus tres crías, antes de empezar a obrar en el mismo. Una de sus pequeñas se encuentra en una casa de acogida. Cánovas y sus hijas, Barbi y Leni, siguen en el refugio esperando tener la misma suerte y encontrar un hogar donde ser felices.

Cánovas, al igual que su hija Barbi, es muy huidiza, siempre estaba escondida. Ahora, es una de las que en el nuevo refugio, se deja ver mucho más porque le encanta disfrutar del sol y el aire puro e incluso a los pocos, va permitiendo que te acerques un poco más 🙂

Anita

Anita lleva con nosotros desde mayo de 2019 apróximadamente. Es una gata mayor de la colonia de Pizarro, colonia que está siendo retirada.

La adaptación de Anita está siendo especialmente complicada. La soltamos en el antiguo refugio de Coya y siempre estaba escondida, intentamos moverla a distintas zonas del jaulón y dejarle su jaulita con la puerta abierta para que ella, a su ritmo, fuera haciéndose al nuevo entorno, pero sin éxito.

Al trasladarnos al nuevo refugio, hubo que empezar de nuevo, se volvió a intentar soltarla con el resto de gatos pero ella seguía escondiéndose y dudábamos incluso que saliera a comer, así que Anita ha vuelto a su jaulita, donde se siente segura y tiene su agua y comida.

Nuestra abuelita necesita tiempo, no sabemos cuánto, para ganar confianza y acostumbrarse al nuevo sitio. En casos como el de Anita, la paciencia y el ritmo que ella nos irá marcando, son fundamentales. Nosotros esperaremos el tiempo que sea necesario para poder verla suelta, tranquila y disfrutando de una buena siesta al sol junto al resto de sus compañeros.

Pani

Nuestra pequeña Pani fue recogida en la zona de la Panificadora con una herida muy fea en una oreja. Tras un tiempo intentando curarla, finalmente hubo que cortarla.

Es una gata que mientras estuvo en su jaulita, se dejaba hacer de todo y pedía mimos sin parar, pero una vez suelta, lo está pasando muy mal. Está muy asustada con tantos gatos a su alrededor y siempre está escondida bajo las mantas.

Hay gatos que en periodo de cuarentena, están deseando salir, moverse, jugar, relacionarse con los demás gatos, y otros, como es el caso de Pani, que se sienten más seguras en su jaulita y necesitan mucho más tiempo para adaptarse al nuevo entorno.

En una casa, sin duda, se sentiría más tranquila y volvería a ser la gata buena y dulce que era cuando llegó.

Leslie

Leslie apareció en agosto de 2020 en una colonia controlada de Nigrán con este aspecto. A pesar de cómo se ve, todo viene de las piezas dentales, no puede ni lavarse ni comer bien. 

Leslie, que así la bautizamos, es un amor de gata, super sociable que estamos seguros de que se pondrá preciosa una vez operada. 

Suli

Esta preciosa panterita es Suli, una de las gatiñas recogidas de la colonia del Xeral.

Como casi todos sus compañeros de colonia, es una gata huidiza y miedosa a la que acercarse es realmente difícil. No es agresiva ni te hace un mal gesto, pero el miedo le puede y escapa si te acercas demasiado.

Suli es uno de esos casos en los que una familia con paciencia y algo de mano para, poco a poco, y siguiendo unas pautas, ayudarla a restar ese miedo y aprender a confiar, conseguiría grandes avances.

Elva

Elva viene de la colonia del Xeral, colonia que se está retirando a causa de las obras.

Es una gata tranquilota que convive sin problemas con sus compis de jaulón y que con los voluntarios se muestra bastanta huidiza, a pesar de que el tiempo que pasó en la jaulita de adaptación, era muy mimosona y esperaba impaciente el momento de limpiar su jaulita para pedir y disfrutar de unas caricias.

Posiblemente en una casa donde el trato siempre es más personalizado, ese lado dulce y meloso volvería a dejarse ver 🙂

Morgana

A la preciosa Morgana la vimos en el monte cerca del refugio varias noches seguidas.Estaba muy delgadiña y claramente con carcinoma en las orejas, además de que parecía desorientada. Tras varios días de verla en la misma zona, conseguimos cogerla. Se agazapó entre unas ramas y al acercarnos con comida se dejó hacer de todo y salió a recibir mimos. Al recogerla nos dimos cuenta de que tenías las pupilas excesivamente dilatadas, y al pasear o subirse a superficies se nota que no controla, así que es muy probable que esté casi ciega (ya que al menos sabemos que veía las luces de los coches). 

Resulta que es una gata amorosisima, que pide mimos continuamente y amasa en cualquier cosa, hasta en el aire!

Chus

Chus, al igual que Baltasar, tuvo que entrar en el refugio porque había que sacarlos de la colonia en la que vivían en julio de 2020.

A ella y a Baltasar se les intentó encontrar una casa de acogida por ser dos gatos especialmente sociables y cariñosos que, al demandar tanta atención de los humanos, lo iban a pasar muy mal teniendo que entrar en el refugio.

Chus lo está pasando muy mal. Es una gata muy muy buena pero está extremadamente asustada, por lo que no perdemos la esperanza de que alguien se fije en ella. Estamos seguros de que en una casa volverá a ser la gata que era, una mimosa empedernida que se pone panza arriba para que la llenen de mimos.

Susu

Susu fue recogida siendo aún muy pequeña junto a su hermano V, y dos adultas, Salva y Terra, a finales de 2019.

Nuestra pequeña es leucémica, al igual que la que creemos que era su madre, Salva, y que tristemente falleció el mismo día que su hija recibía su primera transfusión de sangre. Estas transfusiones han sido necesarias en varias ocasiones por una bajada muy brusca de los glóbulos rojos y siempre le han sentado muy bien. Está muy animada, activa y disfrutando de todos los cuidados y cariño posibles en su casa de acogida.

Meira

Meira fue recogida para esterilizar y su cuidadora nos pidió que no la devolviéramos porque estaba en una zona muy mala, vivía en muy malas condiciones y los vecinos maltrataban a los gatos. Fuimos a comprobarlo in situ y tuvimos claro que la gatiña no podia volver allí.

Meira es una gata muy buena, se deja coger en el colo, le gustan los mimitos y se lleva muy bien con los demás gatos. Tiene un poco de miedo, pero nada que con un poco de paciencia no deje atrás.

Senda

Senda fue recogida durante el confinamiento en la calle Puerto Rico porque presentaba muy mal aspecto. Extremadamente delgada y con una notable falta de pelo.

Hace poco tuvimos que ir a urgencias con Senda ella ya que estaba respirando mal. En una placa se vio que tenía una hernia diafragmática. Las hernias suelen ser de nacimiento o provocadas por algún traumatismo, seguramente en la calle recibió algún golpe pero hasta que no se puso peor no se podía saber que la tenía ya que ella analíticamente estaba bien y comía perfectamente. Fue operada de urgencias y ahora evoluciona favorablemente.

Es una gata con carácter, pero pese a su cara de pocos amigos, en la calle era bastante sociable. Confiamos en que con el tiempo irá suavizando.

Amadrinada por Andrea Rodríguez 🙂

Pixi

Esta gatiña procede de uno de los muchos casos delicados que hemos atendido y publicado en los últimos meses, rescatada de un entorno desfavorable cuando estaba viviendo una situación de peligro, ahora que está recuperada y tranquila preferimos no recordar cuál fue su caso ya que en su momento consideramos que por su seguridad no podía seguir en aquel entorno. Cuando la recogimos pasó por una fase de celo permanente que duró más de tres meses, adelgazó muchísimo, le cayó el pelo, finalmente tuvimos que castrarla igualmente porque su salud estaba desmejorando.

Ahora que ya está así de preciosa y recuperada, esta delicia de gata mimosona de ojos de diferente color, (heterocromía, algo que no es habitual en gatos de color negro), se merece encontrar ya un  hogar donde se preocupen y la cuiden como ella, al igual que todos los demás, se merecen.

Gapi

Gapi fue recogida tras ser atropellada a finales de 2018 en la Carretera Provincial. Se había roto el paladar, el fémur, sufría incontinencia y además hubo que colocarle un anclaje en la mandíbula. El hierro de la mandíbula ya se retiró y la única secuela que sufre es que no tiene sensibilidad en la cola, la tiene colgada y no puede moverla pero no supone ningún problema para su vida normal 🙂

Ali

Ali llegó al refugio procedente de la zona de San Roque para ser castrada y, en un principio, ser devuelta. Su cuidador encontró a una persona que quería adoptarla y la mantuvimos con nosotros hasta entonces, pero finalmente la adopción se cayó y dado que ya había pasado bastante tiempo, decidimos no soltarla de nuevo.

Ali es una gata con carácter, que llegó siendo bastante arisca y huidiza pero que con el tiempo, ha ido suavizando. Se acerca cuando hay comida rica por medio y ya nos permite rozarla 🙂

Begoña

Nuestra Bego vivía en el asilo del Barrio do Cura, hasta que llegaron las excavadoras y hubo que retirar a todos los gatos que estaban allí.

Es una gata muy buena, pero tremendamente miedosa. Necesita una familia con paciencia dispuesta a seguir las pautas necesarias para ayudarla a confiar.

Gatos como Bego necesitan que se les dedique tiempo, tiempo con el desgraciadamente en el refugio no contamos. Aun así, cuando se encuentran en un hogar sin tener que compartir espacio con tantos gatos, cuando disfrutan de un «trato personalizado», los avances en muchas ocasiones son increíbles.

Sole

Sole procede de una colonia en Soledad Castro. Es una colonia en la que apenas tienen refugio y a medida que se iban recogiendo para esterilizar, se han quedado con nosotros los que estaban peor.

Sole es una grandullona muy tranquila, nunca ha tenido problemas con sus compañeros en el refugio pero le cuesta confiar en los humanos. Es muy huidiza y acostumbra a salir corriendo con solo mirarla.

Tenemos muchos gatos como Sole, gatos a los que nos encantaría poder achuchar pero que les cuesta dejarse querer. Algunos con el tiempo se convierten en gatos super amorosos, otros bajan la guardia y permiten que les roces o se atreven a acercarse poco a poco, algunos nos sorprenden y cuando conocen el calor de un hogar dejan salir su lado más mimoso, y otros nunca llegan a perder ese miedo al humano.

En cualquier caso, Sole, al igual que el resto, siempre será más feliz con una familia. Independientemente de su carácter, todos ellos merecen ser queridos.

Ronda

A Ronda la recogimos en el Barrio do Cura, Era una de los que vivían allí, unos dentro del asilo y otros en los alrededores. Cuando empezaron con el derrumbe del edificio, hubo que sacarlos de allí a todos.

Ronda es una gata que llegó con mucha desconfianza, siempre escondida, pero el cambio de refugio le ha venido muy bien, le encanta tumbarse al sol y está empezando a bajar la guardia e incluso a dejarse rozar.

Conchi

Conchi fue recogida junto a su hermano Varo a finales de 2019. Eran una camada que vivía en un camino donde sus otros tres hermanos murieron atropellados, así que los vecinos de la zona nos pidieron recogerlos. 

Los dos son bastante tímidos, pero Conchi es más miedosa y de momento, no se deja tocar. Eso sí…cuando repartimos comida, deja su miedo para estar atenta a ver qué le cae!

Dakota

Dakota llegó a nosotros a finales de 2019. Es una gata de colonia, a la que tras varios intentos, sus cuidadoras pudieron coger para tratar el más que evidente prolapso anal que sufría.

Es una gata extremadamente miedosa, responde con un poco de agresividad, pero es la típica gata que con mano y paciencia, con alguien que tenga mano para este tipo de caracteres puede llegar a ser una gata bueniña, ya que cuando se consigue tenerla en brazos, es manipulable.

Fresa

Fresa fue recogida junto a Nata e Iris a principios de 2019, ya que iban a desahuciar a su dueña y repartió sus gatos por diferentes protectoras.

Fresa y Nata llegaron siendo muy desconfiadas y agresivas, en su casa tampoco eran sociables. En este tiempo, esa agresividad ha desaparecido y aunque Fresa sigue siendo muy huidiza, poco a poco nos va permitiendo acercarnos un poquito más.

Amadrinada por Emilia Selgas 🙂

Freya

Freya fue recogida en verano de 2019 de una colonia de Hío. La encontraron muy delgada, con las pupilas diferentes y con diarrea. Dio positivo en leucemia. Entró en el refugio porque no tenían donde tenerla.

Es una gata muy buena y que se deja hacer. Escapa un poquito cuando sabe que toca medicación, pero bueno, eso es algo totalmente comprensible 🙂 En una casa sería sin duda una gata muy feliz.

Amadrinada por Pablo Dapena 🙂

La Pelos

La Pelos llegó a nosotros en 2015, procedente de una colonia que estaban envenenando. Cuando llegó, la testamos y dio positivo en leucemia. En 2017 comenzó a perder peso, se le hicieron varias pruebas y además se retestó porque nos parecía increíble que un gato con leucemia viviese tantos años y, para nuestra sorpresa, dio negativo. Nuestra preciosa había superado la enfermedad y quedaba inmunizada! Es un caso muy raro, muy pocas veces ocurre, pero ocurrió 🙂

Es una gata muy miedosa y desconfiada que responde de una manera un poco agresiva, aunque ya se deja tocar algo y está bastante más tranquila. Los procesos de socialización con este tipo de carácter puede durar bastante tiempo, lo ideal sería disponer de un lugar adecuado para reubicar a estos animales. Serían mucho más felices.

Amadrinada por Ángeles Selgas 🙂

Romina

Romina, rescatada junto a otros 26 gatos a principios de 2017 que malvivían en una casa semiderruída en Cabral, Vigo, y en condiciones totalmente insalubres.

Es una gata super dulce y mimosa, le encanta la compañía y, aunque pequeña de tamaño, tiene el carácter suficiente para no dejarse amilanar por los demás 🙂

Amadrinada por Alejandro Duro 🙂

Pumuki

Pumuki es uno de los 27 gatos rescatados a principios de 2017 que malvivían en una casa semiderruída en Cabral, Vigo, y en condiciones totalmente insalubres.

Pumuki es un cacho de pan, una buenaza que siempre está pendiente de ti para pedirte un cariño y que se lleva de maravilla con sus compañeros.

Cristina

Cristina llegó a finales de 2018 con Grumpy (en acogida), Soler y Fernando de un rescate en el callejón de Soler. Nos dieron aviso de que estaban en una casa abandonada y en muy malas condiciones.

Es una abuelita muy dulce y tranquila, nunca se mete en jaleos y su lugar favorito siempre será el que más cerca esté de la estufita. Nos encantaría que pudiera llegar a conocer lo que es el calor de un hogar.

Sonia

Sonia fue vista en Travesía de Vigo, por las casas de Fenosa, embarazadísima y sin que nadie supiera de dónde había salido. No pertenecía a ninguna colonia de la zona y aunque se pusieron carteles y se difundió su foto, tampoco nadie la reclamó como suya.

Sonia es una gata muy buena, cariñosa y extremadamente mimosa. Le encanta la compañía de las personas, reclama mimos y atención cuando nos tiene cerca y agradece cada caricia con un ronroneo constante. No se lleva mal con sus compañeros felinos pero tampoco los busca, no es una gata que necesite de otros gatos. Lo único que curiosamente necesita, es el amor de los humanos.

Amadrinada por Marta Da Silva 🙂