Archivo de la categoría: gatas

gatas

Roberta

Roberta fue recogida en 2019 procedente de la colonia de Pizarro, colonia que se está retirando a causa de las obras.

Como en muchos otros casos, el miedo y cambio de entorno la mostraba como a una gata bastante brava, pero en pocos meses dejó salir a la gatiña dulce y mimosa que tenía dentro.

Lleva poco tiempo suelta con el resto y de momento le estresa convivir con tantos gatos. Con las personas sin embargo, es muy buena y le gustan mucho los mimos.

Lina

Lina es la madre de Lino y Kalajari, rescatados todos ellos de una casa del centro, abandonada y semiderruida de donde no eran capaces de salir. Llevan con nosotros desde enero de 2018.

Lina, al igual que sus hijos, es muy huidiza. Ellos poco a poco se van soltando, pero a Lina le está costando más, tiene mucho miedo a las personas. Lina necesitaría una familia que entienda que paciencia, tiempo y cariño son fundamentales para ayudarla a confiar, a perder ese miedo, a dejarse querer.

Uve

Uve, otra de las gatiñas de la colonia de Pizarro. Es una colonia que se está retirando a causa de las obras que les está dejando sin sitio.

Es una gata tranquila, de las que prefieren pasar desapercibidas. No ha tenido nunca problemas con sus compañeros felinos pero probablemente los haya tenido en el pasado con las personas. Nos observa atentamente pero no quiere que nos acerquemos a ella. Los gatos como ella necesitan tiempo. Muchas veces con paciencia y cariño, se consiguen grandes logros.

Angie

dav

Angie fue recogida en octubre de 2019 con la cadera rota y desplazada, creemos que a causa de un atropello, en Redondela. Tenía marca de castrada, así que creemos que era de alguna colonia. Fue operada y aunque la fractura no tenía el mejor pronóstico, por suerte la gatiña recuperó bien.

Cuando llegó, se dejaba manipular más, pero una vez suelta, hizo muy buenas migas con Triki (muy poco amiga de los humanos) y ahora es una pequeña fierecilla que si puede tenernos a 2 metros de distancia, mejor que a 1 🙂

Triki

Este preciosa nos tuvo pendientes de ella nada menos que 5 meses. Unas personas nos habían pedido ayuda para castrar a esta callejerita. Les dejamos una jaula trampa pero en el momento de acercárnosla al refugio, la metieron en el maletero sin asegurar la puerta de la jaula, que volcó, se abrió y en cuanto abrieron, la gata salió corriendo.

Logramos recuperarla 5 meses después…exactamente el día 29 de julio de 2019, meses en los que estuvo fuera de nuestro control en los alrededores del refugio.

Dos días después de recuperarla, se llevó a castrar, tras la anestesia, lamentablemente se detectó que tenía leche en las mamas. Se movilizó a todos los voluntarios del refugio y se recorrieron todos los alrededores durante ese día sin éxito, hasta que a última ahora del siguiente se localizó, debajo de varios palés y maderas en otra nave cercana, a las cuatro crías, milagrosamente vivas, aunque muy frías y ya en mal estado, por suerte tres consiguieron salir adelante y fueron adoptados. Nos quedó el disgusto de haber perdido a uno de los pequeños.

Después de toda esta odisea, Triki se quedó con nosotros. Con sus compañeros felinos se lleva bien, con los humanos es otra historia. Llegó siendo una fierecilla que solo con mirarla, te bufaba. Poco a poco se va relajando y confiamos en que con tiempo y paciencia, termine dejando atrás ese miedo y desconfianza a las personas.

Grumpy

Grumpy es una gata muy viejiña, de los rescatados en el callejón de Soler.

Es una gatiña con la que casi no contábamos, era tan viejita, estaba tan malita.. que nos hace muy felices cómo se está recuperando tan bien  de la operación para extracción de la piedra que tenía atascada. Es una gata preciosa, adaptándose en casa de acogida, al solete y disfrutando  de esta oportunidad

Campanita

Nuestra preciosa Campanita llegó a nosotros la primavera de 2019 siendo aún muy pequeña. No tenía ni 6 meses. Tenía familia, pero cayó de una ventana y aunque pudimos contactar con ellos, no quisieron recuperarla.

Campanita es un auténtico amor de gatiña. Super dulce, sociable y muy mimosa. Sería la gata más feliz del mundo con una familia que la quisiera como ella se merece.

Stefy

Stefy procede esta camada de tres gatitas rescatadas en O Castro a principios de 2016. Venían todas muy malitas, acatarradas y en muy mal estado, de hecho la más menudita no logró salir adelante. Las otras dos, Stefy y Piti, sí lo consiguieron.

Stefy es una gata muy huidiza, de pequeña se dejaba mimar algo más, pero ahora mismo no quiere saber nada de mimos, ni de fotos, prefiere no tener mucho trato con las personas. Sin embargo, cuando hay que manipularla para revisar agradece que le rasquen las orejitas.

Candela

Candela fue recogida a principios de 2018 en Panxón, donde parece que había sido atacada por un perro hacía dos años que la dejó sin un ojito.

En el refugio parece estresada con tantos gatos o encerrada, da vueltas haciendo un recorrido fijo cuando no hay nadie en el jaulón. No está bien, sigue muy asustada pero creemos que con tiempo y paciencia, fuera del refugio será cariñosa y melosa.

Balú

Balú se salvó de un envenenamiento en Beade en 2016.

Es una gata viejita, intocable, inmuno, estuvo muy pochita del hígado, le costó mucha arrancar y recuperar y ahí está aguantando. Es una gata difícil, miedosa, que tenía costumbre de esconderse en sitios imposibles y cierta tendencia a la fuga. Ahora está más tranquila y se va dejando manipular. Esta gatiña es una auténtica preciosidad.

Amadrinada por Iván Comesaña 🙂

Perla

Perla es una gata inmuno (que vino con un compañero) de Tui, eran dos gatos que estaban en la calle y no tenían donde meterse, estaban todo el día debajo de los coches, no tenían refugio, les daban de comer, siempre aparecían mojados y empezaron a ponerse malos.
Perla llegó con la boca en muy mal estado, no tiene dientes ya, por lo que ese fuerte calicivirus sólo puede ser tratado con antibiótico y antiinflamatorio.

Actualmente se encuentra en una casa de acogida.

Amadrinada por María Gloria Pereira 🙂

Matilda

Matilda fue recogida en Mayo de 2017. Fue a parir al sitio equivocado, al lado de una bombona en el exterior de una casa, de donde la dueña intentó ahuyentarlos de malas maneras. La madre intentaba recuperar a sus pequeños pero no podía, maullaba desesperada mientras los cuidadores de la colonia intentaban razonar con esta persona. Finalmente se recuperaron los pequeños, pero dos fallecieron y Matilda no era capaz de sacar leche, así que fueron criados a biberón. Se decidió no devolver a Matilda a esa colonia y sigue en el refugio.

Nuestra preciosa Matilda es muy tímida, no es de las que van a pedirte mimos, sin embardo cuando se los das en seguida te das cuenta de que es una gata dulce, encantadora y mimosona.

Amadrinada por Claudia Ruibal 🙂

Lara

Lara, nuestra pequeña bautizada así por la historia de su rescate, en marzo de 2019, cuando apenas tenía 5 meses.

A primera hora de la tarde dieron aviso de que había un gato en las columnas centrales del túnel de Bouzas. Por la noche, cuando había menos tránsito, dos voluntarias fueron con chalecos reflectantes, triángulos y mucho cuidado. La gatiña estaba muy asustada, por lo que echó a correr nada más acercarse mínimamente a ella. Consiguieron cogerla finalmente con un ganapán cuando la gata intentó refugiarse en una cabina de SOS. La única persona que paró aquella noche para preguntar si podía ayudar, fue una chica llamada Lara, así que bautizamos a la pequeña 🙂

Las fotos de su rescate aquí http://blogdeproyectogato.blogspot.com/2019/03/rescate-en-el-tunel-de-bouzas.html

Lara es un poco miedosa, pero se nota que es la típica gata que con un poco de paciencia y trabajo, en una casa sería una mimosa!

Mercherita

Nuestra preciosa Mercherita…su familia se desentendió de ella.

Es una gata absolutamente deliciosa, un auténtico amor, muy bueniña y mimosa, siempre de las primeras en ir a recibirte pero sin llamar la atención. No quiere líos con nadie, así que solo se sienta y te mira esperando que la veas y tengas una caricia para ella.

Amadrinada por Elisabet González 🙂

Ágata

Ágata tuvo que ser recogida en el entorno del Xeral en 2019 porque la gente de la zona no la quería allí. Los conflictos entre sus cuidadoras y los vecinos eran continuos y la pobre ni siquiera tenía donde refugiarse del frío y la lluvia.

Es una gata muy miedosa y desconfiada, que escapa en cuanto ve amago de acercarte a ella. Sin embargo, le cuesta resistirse a la comida rica y siempre intenta ponerse a la vista para no quedarse sin nada.

Nata

Nata fue recogida junto a Fresa e Iris a principios de 2019, ya que iban a desahuciar a su dueña y repartió sus gatos por diferentes protectoras.

Nata y Fresa llegaron siendo muy desconfiadas y agresivas, en su casa tampoco eran sociables, sin embargo, Nata está progresando y ya deja que te acerques, te pide cosas ricas e incluso deja que la toques.

Terra

Terra fue recogida, junto con otra gata adulta y dos pequeños, en una aldea de Salvatierra. La persona que les daba de comer falleció y los pocos vecinos que viven allí no se quisieron hacer cargo de alimentarlos, que fue lo que se intentó, castrarlos y que pudieran volver a su entorno habitual.

Es una gatiña tímida que prefiere mantener las distancias con las personas, pero son distancias cada vez más cortas 🙂

Amadrinada por Isabel Caride 🙂

Churry

Churry fue recogida a finales de 2018 de una colonia que se estaba castrando. Eran pocos gatos y se fueron retirando a petición de sus cuidadoras. Sus dos hermanos encontraron hogar por parte de sus alimentadoras, pero ella tuvo que entrar en el refugio.

Es una gata muy tímida y asustadiza.

Iris

Iris fue recogida junto a Fresa y Nata a principios de 2019, cuando iban a desahuciar a su dueña y repartió sus gatos por diferentes protectoras.

A pesar del estrés que supone para ellos verse de un día para otro en un sitio nuevo, con gente desconocida y obligados a convivir con tantísimos gatos, Iris es una gata muy buena que se adaptó muy bien y desde el principio pidió y agradeció los mimos y caricias.

Jospi

Jospi fue recogida en Agosto de 2017 abandonada cuando se expropiaron las casas para construir el Hospital Álvaro Cunqueiro. Apareció muerta de hambre pidiendo comida.

Es una abueliña muy dulce, le encanta estar con la gente y se acerca a los voluntarios en cuanto llegan esperando recibir unas caricias. El mejor momento del día para ella es cuando la coges, la abrazas y le das unos mimos… Se pasaría así horas!

Amadrinada por Patricia Pérez 🙂

Petra

Petra y sus tres hijos, Dingo, Leonor y Choco, fueron recogidos de unos soportales en Coia donde no tenían cobijo alguno a causa de unas obras, en el año 2016. Estaban todo el día a la intemperie, los vecinos no los querían allí, acercaban a sus perros para asustarlos y se subian a las árboles para escapar.

Petra, al igual que Dingo, es huidiza y desconfiada. Sus malas vivencias en la calle no le dieron motivos para confiar en las personas y nos está constando demostrarle que también hay gente buena.

Gaia

Gaia fue atendida tras una llamada de Nigrán a principios de 2020. Tenía las orejas en muy mal estado, sobre toda la izquierda, se le han extirpado ambas orejas. Los resultados de la biopsia confirmaron que ni los tejidos de la cabeza márgenes con las orejas ni los ganglios linfáticos estaban afectados. Esta preciosa requirió muchos cuidados, fue un postoperatorio duro pero es tan buena que nos facilitó mucho el trabajo de las curas y tratamiento, se dejaba hacer de todo.

Gaia ha sido desde el primer momento una gata muy amorosa, buena y paciente.

Amadrinada por Patrick Pose 🙂

Vapi

Vapi junto con otros gatos vivían y rondaban en una empresa en Vigo, donde ni eran bienvenidos ni tenían donde meterse, por lo que acabaron en el refugio. Es muy nerviosa, huidiza, en anteriores ocasiones que se intentó que estuviera suelta, trepaba por las paredes, intentaba huir de manera extremadamente nerviosa. Hay gatos que necesitan meses para poder adaptarse a estar sueltos por el refugio, acostumbrarse a ese entorno y a estar rodeado de tantos gatos, es algo traumático para ellos.

Buba

Tiene un herpes virus, del que se la ha venido tratando hace tiempo con distintos antibióticos, pero que no logramos erradicar porque la gatiña está siempre muy cargada, así que se le ha hecho una trepanación, consistente en una perforación en los senos paranasales y una limpieza  de los mismos. Los tenía muy llenos de mocos.  

Es una gata muy cariñosa, perseguidora, que le encanta la compañía humana, que viene siempre a saludar y que pide atención

Mayo 2017

Buba llegó con Gambi procedentes de una colonia al lado de un polígono industrial de Vigo. Les daban de comer en una de las fábricas, pero por desgracia la empresa cerró y los gatiños se tuvieron que buscar la vida por otro lado, y acabaron en la casa de la persona que nos llamó, que no los quería allí porque le entraban, literalmente, dentro de casa. Los hemos recogido para castrarlos y nos hubiera gustado devolverlos al entorno donde vivían, pero no va a ser posible.

Amadrinada por Laura Fernández 🙂

Kalajari

Septiembre 2018

Kalajari es la hermana de Lino, rescatado en una casa del centro. Finalmente, además de a Lino, también sacamos de allí a su hermanita y a su madre.

Kalajari es una gatiña que cuando llegó era muy muy brava y muy complicada de tratar,  poco a poco con tiempo y dedicación, la fuimos sacando de su jaulita, envuelta en una toalla y pasados más de siete meses, poco a poco se ha ido socializando y logra estar tranquila en el regazo.

Doña Pura

Doña Pura, uno de los 27 gatos desalojados de la casa con Síndrome de Noe de Cabral.

Es una gatiña algo mayor, un poco esquiva….hasta que huele una latita de comida, que se vuelve loca y hasta come de la mano. Sabemos que en una casa con un poquito de paciencia (y algunas latitas) esta preciosidad sacaría la parte mimosa que está deseando interacturar con los humanos

Chechi

Chechi, esta preciosa triki procede del síndrome de Noé y Diógenes, donde fueron rescatados 27 gatos.

Es muy bueniña, se lleva estupendamente con sus compañeros y como veis, le gustan mucho las camas poco convencionales.

Amadrinada por Eva Dacal 🙂

LEONOR

Esta preciosa tiene un maullido característico que casi se «escucha» en alguna foto.  Le encanta pedir y llamar la atención con ese maullido «sostenido».A esta gatiña le costó muchísimo adaptarse al refugio, tardó meses y meses en salir de su jaulita. Incluso una vez fuera no salía de su rinconcito donde teníamos que ponerle su arenero, comida y bebida. Le ha costado más de un año adaptarse al refugio, a que otros gatiños se acercasen a ella y empezar a sentirse a gusto. Esta gatiña fue recogida con sus hermanos en Coia. Estaba en una zona de tránsito de vecinos, zona de edificios, no tenían cobijo, estaban siempre asustados por los perros, mojados o subidos en los árboles para escapar de ellos. No sabemos cómo su madre fue a parir allí.Necesitamos una casita para que esta preciosidad saque esa gatita mimosa y simpática que es.

Arlekín

Arlekín es toda una superviviente del centro de Vigo, y vió morir y desaparecer a muchos de sus compañeros. Después de diferentes problemas, su último invierno en la calle le estaba resultando cuesta arriba. 

Tras 10 años en la calle, desde 2016 disfruta del calor de un hogar en su casa de acogida.

Soni

Esta gatita apareció en 2016, en los huesos y con bastante catarro, varios meses después está totalmente recuperada y deseosa de encontrar un hogar.

Soni es una gatita muy juguetona, sociable y extrovertida, de las que te persiguen y están pendientes de uno todo el tiempo.

Más fotos: enlace

Amadrinada por Carmen Arenillas

Negrita

La Negrita fue recogida en 2015 para esterilizar, pero después de varios meses, a causa de diferentes complicaciones, decidimos no devolver a Negrita a su colonia, teniendo en cuenta que su lugar de origen es especialmente peligroso debido a la carretera y que además, ella cuenta con una visión más reducida.

Con el paso del tiempo, se va haciendo más y más confiada, todavía no se deja coger, pero ya se acerca pidiendo mimos.

Apadrinada por Ariel Martínez 🙂

Rubita

Esta preciosidad es consecuencia de la irresponsabilidad o desconocimiento de muchos dueños que cogen gatos y no los castran. Las hembras llegan con barriga, y entonces en algunos casos (demasiados) las tiran a los contenedores, o bien esperan a que nazcan para enterrar a los recién nacidos, como fue el caso de Rubita en 2015.
 
Rubita es una gata joven, cariñosa y muy juguetona, y espera una oportunidad responsable y definitiva.
 
Para ver más fotos pincha aquí 
 
Amadrinada por Ana Villar 🙂