Archivo de la categoría: gatos

gatos

Zorro

Este guapetón es Zorro, uno de nuestros leucémicos. En su día vino para castrar y se soltó en su colonia de la Salgueira, pero con el tiempo enfermó, volvió a nosotras y ya se quedó.

Es un gato muy bueno, te recibe con un poco de miedo al principio pero luego hasta te deja cepillar esa preciosa melena que tiene!

Zorro es tranquilo y pacífico, así que la convivencia con sus compañeros es muy buena 🙂

Gastón

Este guaperas es Gastón, y fue recogido por una chica en el Casco Vello en un estado lamentable. super acatarrado y con una fuerte neumonía.

Llegó a nosotros siendo un adolescente, van pasando los años pero no perdemos la esperanza de que alguien se fije en él, en esa carita tan especial que tímidamente te mira pidiéndote unas caricias.

Es un gatiño miedoso pero un verdadero amor que disfruta como el que más cuando alguien se para con él a darle unos mimos.

Cachito

Cachito es un gato jovencito de la colonia de Pizarro. Es un gatiño muy juguetón y, cuando te conoce, muy cariñoso.

Lo llamamos Cachito porque en cuanto llegó a nosotros nos dimos cuenta de que era eso…un cachito de pan que a pesar de ser muy miedoso, nunca ha tenido un mal gesto, ni un bufido, ni un zarpazo….nada de nada.

Lo único que necesita para perder ese miedo es tiempo, paciencia y cariño, por eso estamos seguros de que en una casa se relajaría y dejaría salir al maravilloso gato que es.

Casper

Casper y su hermana Tais tuvieron que ser retirados junto a su mamá de la zona donde comían porque el dueño de la nave no los quería por ahí.

Son dos gatitos jovencitos que cuando llegaron estaban muy desconfiados, bufando, no querían que nadie se acercara, pero con el tiempo, les ha ganado la curiosidad, y aunque no son ni mucho menos, achuchables, seguro que en una casa avanzarían mucho más rápido, ya que en jaula se les nota la curiosidad y las ganas de jugar.

A Casper concretamente le encanta estar en el patio y en cuanto le abres la jaulita, se va derecho a la hierbita 🙂

Bochi

Este pequeñajo fue capturado durante la captura para castraciones, que de hecho se pudo esterilizar, a pesar de verse tan pequeñajo. Llegó muy tímido y miedoso, pero en cuanto le tocas un poco empieza a ronronear tímidamente desde su cuevita, ahora está en una acogida para poder acabar de socializarlo y que pueda irse adoptado. La acogida está haciendo grandes progresos con él en poco tiempo, cosa que era de esperar, porque ya tenía pinta de tontorrón 🙂

Gollum

Gollum es uno de los 12 gatos retirados de la colonia de Chapela. En concreto este es un viejiño inmuno, pero desde que está con nosotros ha mejorado mucho, ha cogido peso y está precioso. 

Tiene una cara muy simpática, de esas que te dan ganas de achuchar nada más verlo, pero acostumbramos a quedarnos con las ganas porque no es demasiado sociable con humanos 🙁

A su nuevo entorno se ha acostumbrado bastante bien, aunque no es de los que se dejan ver demasiado. Es un gato tranquilo que no tiene muchas ganas de fiesta y pasa mucho tiempo en alguna de las camitas acompañado de Valle, su compañera de colonia más jovencita.

Chaval

Chaval es uno de los gatos de la colonia de Chapela que tuvo que ser retirada.

Llegó con la boca y el hígado tocados. La boca no estaba tan mal, pero a él le impedía comer con normalidad y le dolía tanto que se golpeaba con las patas a la mínima y hasta que se recuperó y pudo operarse estuvo con papas de pienso y latas.

En cuanto se estabilizó del tema del hígado lo llevamos a operar y, aunque en un principio después de la operación ya era capaz de comer pienso con total normalidad, al poco tiempo volvieron las tremendas molestias y de nuevo, solo era capaz de comer el pienso molido, mezclado con latita y con mucha agua.

Se le operó de segundas y se le extrajeron los caninos, que son las piezas que, si están en buen estado, se suelen dejar.

Nuestro pequeño ya es capaz de comer tanto pienso como lata y está siendo tratado además con interferon felino, que, aunque muy costoso, es un tratamiento que les ayuda muchísimo a comer con normalidad, sin dolores, babeos, molestias… Hasta les cambia el carácter, están más animados y juegan al no tener dolor 🙂

Patuco

Patuco fue recogido de una colonia en Gondomar que se había asentado en la finca de un particular y que habíamos empezado a esterilizar. Nos avisaron de que uno de ellos tenía unas heridas sangrantes en la pata que resultó ser una pododermatitis.

Ha estado con un tratamiento que le ha ido realmente bien y a día de hoy, está perfecto.

Patuco es un gatazo increíble, un buenazo al que le encantan los mimos y que le cojas en el colo y al que no le costó nada adaptarse a convivir con tantos gatos porque es además, muy sociable y juguetón.

Apadrinado por Astor Guerra 🙂

Berlín

Berlín era un gatiño callejero estaba siendo atendido por una voluntaria en la calle, vivía cerca de una colonia, pero no formaba parte de ella. Ni se sabía dónde dormía ni dónde se refugiaba de la lluvia, no se sabía dónde estaba por el día, pero a la hora de comer siempre salía a su encuentro. El pobre un día empezó a quejarse cada vez que comía, hasta que ya no era capaz de hacerlo, lo que se achacó a algún problema de piezas dentales, así que fue recogido para que ser atendido. 

En una analítica se vio que tenía alterados los valores de glucosa, el cual se acabó normalizando, y del hígado, de lo cual sigue en tratamiento y mejorando. Pero al principio necesitó estar ingresado con suero porque estaba un poco deshidratado. Él está comiendo bien y tiene buena pinta, y cada día está mejor, por lo que se aprovechó también para esterilizarlo. Pero lo que no tiene es buen carácter, totalmente al contrario de cómo era en la calle, que se dejaba mimar por su cuidadora, pero por ese motivo sabemos que sus bufidos son todo fachada!

Popeye

Al final de año nos dieron aviso de que andaba por la zona entre el muelle de transatlánticos y Montero Ríos. Estaba siendo controlado y alimentado, pero los alimentadores nos dijeron que es un gato que frecuentaba subir a un barco, el cual partió, pero les daba miedo que en una de estas se quedara en él y el pobre no volviera… Y a mayores, nos dijeron que se le veía que tenía mal la cadera, así que necesitaba ser revisado en el veterinario.

Antes de que su barco volviera, lo cogimos y resulta que es un gato SÚPER amoroso. No para de pedir cariños, de hablar, de tumbarse junto a cualquiera, le gusta simplemente quedarse al lado de alguien mientras le dan cariños. 

Está ya esterilizado y operado de la cadera, de lo cual quedó perfectamente, y ahora está en proceso de adaptación en un grupo, pero está claro que es un gato muchísimo más de personas. 

Apadrinado por Jesús y Amalia 🙂

Nemo

Este grandullón lleva con nosotras desde 2019 siendo aún muy jovencito. Terminó en el refugio de la mano de la que era su familia. Se cansaron pronto de él.

Nemo es un gato muy bueno y sociable con las personas que además tiene la suerte de ser el protegido del «malote» del refugio, nuestro Doni, otro gato al que también abandonaron y que quizás, por haber llegado Nemo tan peque, decidió «adoptarlo» y ahora no se separan.

Polaroid

Nuestro Polaroid es un gatiño callejero de Panxón que iba a un negocio a pedir que le dieran de comer. Con el confinamiento al no abrir los negocios y vivir en otro sitio, Polaroid, como otros tantos gatos callejeros, quedaron desatendidos. 

Muchos gatos desaparecieron, o bien porque enfermaron y nadie pudo verlo, o se mudaron a otras zonas en busca de comida. Este gatiño tan bueno, siguió por la zona, pero cuando volvieron lo encontraron muy desmejorado, con sarna… 

Una vez recogido y atendido en el veterinario, se estuvo recuperando en una casa de acogida, donde sigue, y gracias a los cuidados se ha puesto así de guapo. Al principio era un poco agresor, pero se nota que era provocado por miedo, ahora se ha vuelto un gatito tímido, pero con su acogida es un verdadero amor.

Polaroid, como nuestros demás gatiños, buscan un hogar donde los quieran para siempre 🙂

Apadrinado por Irene Barroso 🙂

Aivar

Aivar procede de una colonia que controlamos el año pasado en Panxón. Es un gatito joven que parece que fue empeorando en cuestión de días de la movilidad de las patas traseras, además que lo vieron adelgazar y comer menos. 

Tras llevarlo al veterinario, nos dijeron que por las lesiones de la columna podría haber sido un ataque de perro, pero en la placa no se veía muy claro. El pobre incluso hacía pis por desbordamiento y hubo que vaciarle la vejiga manualmente. 

Nuestro precioso ya está completamente recuperado y deseando encontrar un hogar. Es un buenazo, muy dulce y mimosón 🙂

Apadrinado por Mª José Fernández 🙂

Tropi

Tropi fue atropellado en marzo de 2019. Las personas que lo encontraron nos avisaron y lo llevaron a un veterinario de urgencias donde lograron estabilizarlo. Tenía un ojo fuera del sitio y la mandíbula rota.

Tropi estuvo hospitalizado unos días, estaba atento y espabilado, pero no se levantaba ni comía. Estuvo con alimentación por sonda y se arrastraba al arenero.

Al salir del veterinario fue a una casa de acogida, donde empezó a comer y poco a poco a erguirse, andar y saltar normalmente. Aunque le costó, fue levantando hasta recuperarse del todo y ahora vive felizmente con los que fueron su acogida. Es un gato super sociable con la gente y con los demás gatos, como veis tiene un compañero del que no se separa. 

A pesar de tener la edad, Tropi ni siquiera estaba esterilizado, pero aun así los días siguientes al accidente, se fue por la zona a preguntar si tenía dueño o lo conocían, hubo una persona que dijo ser su dueño, pero que no lo quería devuelta ya que «tenía más gatos». 

Colitas

Colitas apareció por la nave de Coia poco antes de que nos mudáramos. Mientras cogíamos a Patryk y Tadeo con trampa, cayó este pequeño. Se publicó para saber si era de alguien, ya que está castrado y es muy bueno y sociable, pero nadie respondió por él.

Lleva este tiempo en una acogida, aunque es un poco miedoso, en cuanto coge confianza es un amorciño de gato. Parece que es un gato joven.

Kongo

Nuestro precioso Kongo fue traído en finales de 2019 por su cuidadora de colonia, lo veía con mucho catarro y diarrea y finalmente, se quedó con nosotros.

Kongo es un gatazo simplemente irresistible. Es un gato extremadamente bueno y sociable, que durante su tratamiento se dejaba hacer de todo y ahora, una vez recuperado, es un saco de mimos andante.

Amadrinado por Raquel Leitao 🙂

Pivón

Pivón fue recogido en 2019 de una colonia en la Salgueira porque estaba en mal estado, acatarrado y babeando. Tenía la boca hecha un desastre y hubo que extraerle las piezas dentales.

Es un gato ya mayor, muy bueno y sociable con las personas pero que tardó tiempo en adaptarse a vivir con tantos gatos. Ahora se relajó por completo e invierte su energía en pedir mimos y comida rica a todo el que entra en su jaulón 🙂

Tao

A Tao lo recogimos a finales de junio de 2020 de una colonia en Cesantes. Nos dieron aviso de que estaba en mal estado: arrastrando una pata, el pelo en mal estado y medio pelado, diarreico…Ahora está con nosotros y ya recuperó bastante. Se mueve bien y se está recuperando del pelo y la diarrea una vez desparasitado y con dieta. 

Es un gato mayor pero increíblemente bueno y sociable, ya forma parte de nuestro grupo de leucémicos. 

Beta

Beta es un gato jovencito recogido a finales de junio de 2020 de la colonia que estamos retirando en el entorno del antiguo Hospital Xeral.

De primeras es un gato huidizo, bueniño, pero que al acercarte a él su primera reacción es escapar. Eso sí, le gusta taaaanto comer que en cuanto abres una latita, antes de que te des cuenta ya lo tienes comiendo de tu mano 🙂

Clarito

Clarito viene de la colonia de Pizarro que se está retirando. Al igual que su compañera en las calles, Anita, es un gato viejiño al que le está costando mucho adaptarse.

Le costó mucho empezar dejarse ver, siempre estaba escondido y llegamos a ponerle un arenero al lado de su cuevita porque dudamos que se atreviera siquiera a salir para ir a los que comparten en el jaulón.

Llegó siendo muy huidizo, miedoso e incluso bravillo si te acercabas de más. Ahora, unos meses después, sigue con miedo pero cada vez se queda más cerca y aunque no deja que lo toquemos, si ha empezado a maullarnos cuando sabe que tenemos comida rica cerca 🙂

A algunos gatos les cuesta más que a otros adaptarse a un nuevo entorno, más cuando ese entorno incluye a tantos gatos y a humanos cerca, algo a lo que casi nunca están acostumbrados.

En cualquier caso, nuestro Clarito va a su ritmo, lento pero seguro, y estamos seguros de que con el tiempo llegará al punto en el que él se sienta tranquilo y seguro.

Cali

Cali fue recogido en 2019 en Teis. Dieron aviso en una clínica de un gato en un portal que estaba colapsando y supimos después que se trató de un envenenamiento. Nadie lo reclamó, ni dueños ni cuidadoras de colonias de la zona.

Es un gato extremadamente asustadizo, de los que necesitan mucho tiempo, una dedicación personalizada que en el refugio no podemos darle. Su miedo llega a tal punto, que esta foto, en la que se le puede ver medianamente bien, aprovechamos para hacérsela cuando sufrió una pérdida de peso importante y estuvo en una jaulita para que pudiéramos controlar si comía bien, si tenía diarrea, etc…

Cali necesitaría una adopción que entienda sus miedos y que esté dispuesta a ayudarle a superarlos con paciencia y mucho cariño.

Arbo

Arbo es un gato viejiño de colonia, que ya en una ocasión, fue recogido por su cuidadora al verlo en mal estado.

Volvió con nosotros en agosto de 2020 y esta vez estará en el refugio ya que vuelve a tener mal aspecto y necesita que le operen la boca. Al necesitar cuidados más concretos y más manipulación, se quedará con nosotros.

Tadeo

Tadeo, otro de nuestros «callejeritos» en el antiguo refugio. Cuando nos trasladamos, hubo que volver durante dos semanas porque se resistía a entrar en la jaula trampa, pero no dejamos de intentarlo hasta que lo cogimos, no podíamos dejarlo allí solo!

Es un gato miedoso, que cuando vivía a las puertas del refugio no dejaba que te acercaras pero que, sin embargo, sí venía muchas veces a recibirte cuando sabía que tocaba comida rica 🙂

Ahora ya en el nuevo refugio, está asustado y todavía no está listo para verse suelto con tantos gatos, pero hemos descubierto a un Tadeo que, aunque miedoso, es un gato muy bueniño que ya nos permite acariciarlo.

Patrick

Patrick lleva ya muchos años con nosotros. Él, Doro y Tadeo, rondaban la zona del antiguo refugio, así que cuando nos instalamos allí, les pusimos su propio refugio para cobijarse del frío y la lluvia y sus cuencos de comida y agua. Cuando nos fuimos, por supuesto se vinieron con nosotros.

Patrick siempre fue el más huidizo, no es un gato sociable, es un solitario, pero nosotros lo queremos igual y estamos encantados de verlo disfrutando del aire puro de las montañas 🙂

Dante

Nuestro Dante fue recogido en julio de 2020 por la zona de un bar en Vincios. Cuando nos llegó el aviso fuimos a buscarlo ya que era muy raro que en varios días estuviera en exactamente en el mismo lugar.

Llegó con muchísima cargación y tiene pinta, por la dentadura de ser mayor. Intentamos localizar a su posible familia sin éxito.

Decir que Dante es muy bueno y sociable es quedarse corto. Es un gato simplemente maravilloso!

Apadrinado por Marian Martínez 🙂

Elliot

Elliot fue recogido a principios de 2019 procedente de la colonia de Pizarro. Es un gatiño viejo e inmunodeficiente, que fue castrado y al poco tiempo comenzó con la típica herida en la orejita, que fue a más y resultó ser un carcinoma. Fue operado y la orejita amputada.

Nuestro abueliño es un gato muy miedoso que no se deja tocar pero que no le hace ascos a una latita rica y llega a comer de tu mano. A Elliot a su edad, ya solo le apetece estar tranquilo y echarse sus siestas al sol en el nuevo refugio.

V

V es el hermano de Susu, y fueron recogidos a finales de 2019 siendo aún cachorros, junto a su mami Salva (ya fallecida) y Terra.

V y Susu son leucémicos, al igual que su madre, y están juntos en una casa de acogida donde tienen la suerte de tener un trato personalizado y pueden estar más controlados en caso de ponerse malitos. V de momento está muy bien, así que lo que hace es estar pendiente de su hermanita y darle muchos mimitos.

Baltasar

A Baltasar hubo que sacarlo de la colonia en la que vivía junto con otros de sus compañeros gatunos.

Es un gato muy amoroso y bueno que, precisamente por ese motivo, difundimos intentando encontrarle una casa de acogida para evitar que tuviera que entrar en el refugio, pero no hubo suerte.

Con el tiempo se ha adaptado al cambio pero lo cierto es que lo de vivir con tantos gatos no le gusta demasiado.

Apadrinado por Natalia Conde 🙂

Garri

Garri apareció en Chapela a finales de Enero de 2020. Estaba lleno de garrapatas y tenía además una herida de mordisco en la oreja que le produjo una sepsis.

Tenía una anemia muy severa, pierde sangre y pierde proteína. Se le hizo una primera transfusión de sangre, tanto de glóbulos rojos como de plasma. Ahora está mucho más animado y cariñoso! Decir que el pobre es un gato mayor y tiene una  marca muy visible de haber llevado collar.

 

Wallace

Wallace, otro de nuestros naranjitas del Tercio de Afora, colonia retirada para evitar que también terminaran envenenados o muertos a balinazos.

De los supervivientes a la crueldad humana, Wallace es, junto a Mofly y Lucas, de los que permanecen en el refugio y, al igual que sus compañeros de colonia, es un gatiño esquivo, tranquilo pero que no se deja tocar. Con el resto de gatos, se lleva perfectamente, nunca se mete en líos.

Green

Green es un gato jovencito que apareció en el Casco Vello. Se instaló en una casa donde no vivía nadie y las vecinas le daban de comer hasta que dieron el aviso de que iban a tapiarla y el gato iba a quedar allí encerrado.

Estaba castrado, lo difundimos y preguntamos a la gente de la zona sin éxito, asi que tuvo que entrar en el refugio.

Los primeros meses era huidizo pero muy bueniño. A día de hoy, ha bajado la guardia y ha descubierto lo mucho que le gustan los mimos 🙂

Marqués

Marqués fue encontrado en 2014 en el Paseo del Lagare, a la altura de la Zona Franca. Se notaba que era un gato casero, y pese a difundirlo con la esperanza de localizar a su familia, nadie lo reclamó.

Pocos meses después fue adoptado, pero por incapacidad de sus dueños, finalmente tuvo que volver a nosotros. En 2019 hubo que operarlo para la extracción de un pólipo y actualmente se encuentra en una casa de acogida.

Nuestro Marqués es un gato encantador que disfruta como ninguno de sus paseos y siestas al sol.

Varo

Varo fue recogido junto a su hermana Conchi a finales de 2019. Eran una camada que vivía en un camino donde sus otros tres hermanos murieron atropellados, así que los vecinos de la zona nos pidieron recogerlos. 

Los dos son bastante tímidos, pero Varo es más valiente y un saco de mimos en cuánto ve que le prestas atención.

Romie

Romie fue recogido junto a su hermano Yaul en diciembre de 2018 en la calle Romil. Fue encontrado en una zona problemática por el riesgo de atropello. Allí le daban de comer las vecinas y, como era tan bueno, se dejó coger en el acto.

Ahora sin embargo en el refugio, se ha vuelto más tímido. La adaptación a un cambio tan grande depende siempre de cada gato, pero estamos seguros de que es solo cuestión de tiempo que Romie vuelva a ser el gato sociable y amoroso que conocimos buscándose la vida por las calles.

Apadrinado por Marga Blasco 🙂