Soler

Soler lleva con nosotros desde finales de 2018, al igual que sus compañeros Grumpy, Cristina y Fernando, y vienen del rescate del callejón de Soler.

A Soler le ha costado bastante adaptarse al refugio. Con las personas siempre ha sido muy bueno y cariñoso, pero estar con tantos gatos le hacía estar en un estado permanente de irritabilidad. Ahora lo lleva mejor, pero necesitaría encontrar un hogar con uno o dos felinos donde poder vivir con tranquilidad.