Todas las entradas de: ProyectoGato

Grandal

Grandal lleva ya tiempo con nosotros. Fue un gato que cogimos para castrar y, cuando ya lo teníamos con nosotros, la persona que nos avisó dijo que no lo devolviéramos porque no iba a seguir alimentándolo. Así que Grandal se quedó con nosotros.

Grandal es un escapista profesional. Quiere estar en todo, pero a la hora de la verdad, en el momento en que quieres acercarte a él, desaparece. Eso sí, a la comida rica no puede resistirse!

Morgana

A la preciosa Morgana la vimos en el monte cerca del refugio varias noches seguidas.Estaba muy delgadiña y claramente con carcinoma en las orejas, además de que parecía desorientada. Tras varios días de verla en la misma zona, conseguimos cogerla. Se agazapó entre unas ramas y al acercarnos con comida se dejó hacer de todo y salió a recibir mimos. Al recogerla nos dimos cuenta de que tenías las pupilas excesivamente dilatadas, y al pasear o subirse a superficies se nota que no controla, así que es muy probable que esté casi ciega (ya que al menos sabemos que veía las luces de los coches). 

Resulta que es una gata amorosisima, que pide mimos continuamente y amasa en cualquier cosa, hasta en el aire!

Chus

Chus, al igual que Baltasar, tuvo que entrar en el refugio porque había que sacarlos de la colonia en la que vivían en julio de 2020.

A ella y a Baltasar se les intentó encontrar una casa de acogida por ser dos gatos especialmente sociables y cariñosos que, al demandar tanta atención de los humanos, lo iban a pasar muy mal teniendo que entrar en el refugio.

Chus lo está pasando muy mal. Es una gata muy muy buena pero está extremadamente asustada, por lo que no perdemos la esperanza de que alguien se fije en ella. Estamos seguros de que en una casa volverá a ser la gata que era, una mimosa empedernida que se pone panza arriba para que la llenen de mimos.

V

V es el hermano de Susu, y fueron recogidos a finales de 2019 siendo aún cachorros, junto a su mami Salva (ya fallecida) y Terra.

V y Susu son leucémicos, al igual que su madre, y están juntos en una casa de acogida donde tienen la suerte de tener un trato personalizado y pueden estar más controlados en caso de ponerse malitos. V de momento está muy bien, así que lo que hace es estar pendiente de su hermanita y darle muchos mimitos.

Baltasar

A Baltasar hubo que sacarlo de la colonia en la que vivía junto con otros de sus compañeros gatunos.

Es un gato muy amoroso y bueno que, precisamente por ese motivo, difundimos intentando encontrarle una casa de acogida para evitar que tuviera que entrar en el refugio, pero no hubo suerte.

Todavía no se ha adaptado del todo al cambio y a vivir con tantos gatos, pero pese a todo, sigue siendo un gato muy mimosón.

Arume

Arume fue recogido en junio de 2020 y atendido de urgencias por su evidente estado y porque le arrastraba una pata. En urgencias vieron que estaba deshidratado, algo tocado del hígado (seguramente por no haber comido en días) y con la pata trasera izquierda rota y desplazada, a la altura del fémur, seguramente por atropello. 

Una vez recuperado del catarro se operó su patita y se castró, ahora necesita un tiempo de reposo, pero él no entiende que es eso y ya está muy animado, juguetón y cariñoso. 

Susu

Susu fue recogida siendo aún muy pequeña junto a su hermano V, y dos adultas, Salva y Terra, a finales de 2019.

Nuestra pequeña es leucémica, al igual que la que creemos que era su madre, Salva, y que tristemente falleció el mismo día que su hija recibía su primera transfusión de sangre. Estas transfusiones han sido necesarias en varias ocasiones por una bajada muy brusca de los glóbulos rojos y siempre le han sentado muy bien. Está muy animada, activa y disfrutando de todos los cuidados y cariño posibles en su casa de acogida.

Cántabro

Cántabro es un gato recogido en la Calle Cantabria el otoño de 2017. Es un gato amoroso, tiene un inicio de insuficiencia renal, positivo en inmunodeficiencia y tiene la boquita destrozada, sería necesario extraerle todas las piezas, pero es un gato que está delicadiño por lo que por ahora esperamos que se recupere para pensar en tratarle esa boquiña.

A finales de 2018, a pesar de la enfermedad, siempre estaba de buen humor, tenía un deterioro físico extremo, aunque su analítica no era tan mala. La inmunodeficiencia lo consumió. 

Hasta siempre pequeño. Se te va a echar mucho de menos 🙁

El Boticario

El boti llegó a nosotros siendo un cachorro y al poco tiempo desarrolló una cardiomeopatía, afección que se suele dar en gatos muy mayores o muy jóvenes

Probablemente a causa del mal funcionamiento del corazón, se le sumó una insuficiencia renal, que también fue un poco a peor. Por lo demás estaba animado y comía bien.

Cuando el problema de corazón le afectó aún más a su problema renal que pasó de ser un inicio a convertirse en una enfermedad activa, tuvo atención personalizada en una casa de acogida, hasta su fallecimiento.

Hasta siempre precioso, te has ido muy pronto 🙁

Tom

Tom tuvo la suerte de ser rescatado de la calle el verano de 2018 y estuvo en una casa de acogida  donde convivía con otros gatos hasta ser testado y dar positivo en leucemia.

Nos dejó unos meses después de forma inesperada. Parecía que había estabilizado y haciendo vida normal, tuvo un pequeño bajoncillo en su estado, pero controlado,  y en dos días se nos fue, sin haber desmejorado y sin que hubiera grandes cambios en él que hicieran pensar en algo tan inminente, simplemente nos dejó. Hasta siempre precioso.

Tovarich

Tovarich apareció en una colonia, parece que no estaba comiendo y perdía peso. Es un gato inmunodeficiente y leucémico, que a pesar de todo se encuentra y está comiendo bien.

Dos años después, comenzó con fallos neurológicos y una hemorragia anal que no pudo superar 🙁
Hasta siempre, precioso!

Pino

El pino, es uno de los muchos gatos que llegan a nosotros procedentes de avisos porque están en mal estado, gatos que están en colonias que son viejos, o son leucémicos, inmunos, tienen enfermedades y que no se van a poder devolver a sus colonias y para los que dificilmente se les encontrará adopciones.

Estuvo un año y medio con nosotros, cuando nos avisaron los cuidadores de la colonia, el animal tenía una diarrea fuertísima, esquelético, en los huesos, estuvo muchísimo meses con antibióticos, probióticos, dieta. Se consiguió estabilizar su problema de diarrea. Era un gato inmuno y cuando comenzó a activarse la enfermedad empezó con infección en sangre, se logró controlar y luego una anemia de la que no llegó a recuperarse. Pasó sus últimas semanas fuera del refugio, donde pasó de ser un gato asustadizo a un peluche gati-perro.

Hasta siempre pequeño 🙁

Garri

Garri apareció en Chapela a finales de Enero de 2020. Estaba lleno de garrapatas y tenía además una herida de mordisco en la oreja que le produjo una sepsis.

Tenía una anemia muy severa, pierde sangre y pierde proteína. Se le hizo una primera transfusión de sangre, tanto de glóbulos rojos como de plasma. Ahora está mucho más animado y cariñoso! Decir que el pobre es un gato mayor y tiene una  marca muy visible de haber llevado collar.

 

Lluvia

Lluvia, de los gatos rescatados en 2017 del dramático caso de Síndrome de Noé en Cabral.

Es una gatiña muy delicada y sensible, nerviosa. No es una gata que busque cariño, pero sí que acepta unas pocas caricias de vez en cuando. Se está adaptando. Necesita una adopción con un poquito de paciencia y creemos que bajará la guardia.

La Pioji

La Pioji fue abandonada en una colonia del centro. Estuvo viviendo varios años en la calle hasta que desapareció y terminó en nuestras manos. Venía cargada de piojos.

Poco después sufre una dermatitis miliar que se origina a consecuencia de alergia a las picaduras de las pultas, pero también parásitos, infecciones y enfermedades autoinmunes pueden originarla.

Una vez estabilizada, comienza con síndrome vestibular, pérdida de equilibrio e inclinación de cabeza, con el tratamiento poco a poco vuelve a la normalidad, pero no sabemos qué es lo que lo provocó.

Lo que sí sabemos es que es una gata adorable, sociable, habladora, cariñosa y deseosa de tener un hogar.

Fofita

Fofita es una gata con una inmunodeficiencia, en fase activa desde hace ya varios meses, lo que provoca que esté siempre muy cargadiña, con mocos y ruído al respirar que se está volviendo algo crónico.
Fofita es una mimosona preciosa, que nos da mucha penita que no acabe de recuperar, a la que le vendría muy bien un hogar donde pudiera tener una atención personalizada y recibir los mismos y cariño que se merece.

Darsi

Febrero 2019

Darsi fue recogida en Redondela. Tenía la pata colgando a consecuencia de un atropello y después de haber intentado salvarla de todas las maneras posibles durante un mes, finalmente hubo que amputársela, lo cual no le impide hacer una vida totalmente normal.

Dolfi

Dolfi viene de una zona de colonias de Lavadores.
La chica que nos dio el aviso nos dijo que estaba muy flaco, con mucha hambre y el evidente carcinoma.Ahora ya está operado, está haciendo el post operatorio con nosotros, pero dada su delgadez estamos a la espera de sus analíticas por si tuviera algo más.Además de al resultado de su biopsia.

Es muy bueno, está animado y come con ganas, en pocos días ya se le nota que ha cogido peso!

Basy

Basy fue recogido junto a su hermano Rombi en A Espedrigada. Pertenecían a una camada atrapada en un patio, a los que varios vecinos alimentaban y en la que habían fallecido dos cachorros. Una vecina adoptó a uno de los supervivientes y estos dos peques llegaron al refugio en muy mal estado, delgados, acatarrados, con diarrea.

Ahora ya están recuperados. Son un poco miedosos,  pero necesitan un hogar donde puedan recibir la atención y el cariño personalizado que necesitan.

Ruper

Rúper, una de las gatas del Roupeiro, tiene un inicio de insuficiencia renal. Os recordamos la dramática historia de esta saga de gatas, que vivían en una pequeña plaza, sin  apenas sitio, en condiciones de estrés constante. Se refugiaban en un bajo en el que quedaron atrapadas cuando el dueño decidió tapiarlo y de donde pudimos rescatarlas poco a poco como pudimos.

Kimba

Kimba llego a nosotros en marzo de 2020. Era un gatiño de colonia y su cuidadora nos avisó de que no tenía buen aspecto ni comía.

Tras cogerlo y revisarlo vimos que tenía un buen catarro, con mucha cargación. Estuvo con tratamiento antibiótico y protector hepático, al cabo de unos días empezó a comer solo y la idea era, cuando se recuperera, castrarlo y devolverlo a su zona donde lo echaban mucho de menos, pero sigue necesitando medicación y dio positivo en leucemia, por lo que finalmente se ha quedado con nosotros para poder tenerlo controlado.

Kimba ha sido desde el primer dia un auténtico amor, un gato muy muy bueno que se ha dejado hacer y que pide mimos en cuanto nos ve, a sabiendas de que somos incapaces de resistirnos a esa preciosa carita.

Meira

Meira fue recogida para esterilizar y su cuidadora nos pidió que no la devolviéramos porque estaba en una zona muy mala, vivía en muy malas condiciones y los vecinos maltrataban a los gatos. Fuimos a comprobarlo in situ y tuvimos claro que la gatiña no podia volver allí.

Meira es una gata muy buena, se deja coger en el colo, le gustan los mimitos y se lleva muy bien con los demás gatos. Tiene un poco de miedo, pero nada que con un poco de paciencia no deje atrás.

Senda

Senda fue recogida durante el confinamiento en la calle Puerto Rico porque presentaba muy mal aspecto. Extremadamente delgada y con una notable falta de pelo.

Hace poco tuvimos que ir a urgencias con Senda ella ya que estaba respirando mal. En una placa se vio que tenía una hernia diafragmática. Las hernias suelen ser de nacimiento o provocadas por algún traumatismo, seguramente en la calle recibió algún golpe pero hasta que no se puso peor no se podía saber que la tenía ya que ella analíticamente estaba bien y comía perfectamente. Fue operada de urgencias y ahora evoluciona favorablemente en una casa de acogida.

Es una gata con carácter, pero pese a su cara de pocos amigos, en la calle era bastante sociable. Confiamos en que con el tiempo irá suavizando.

Pixi

Esta gatiña procede de uno de los muchos casos delicados que hemos atendido y publicado en los últimos meses, rescatada de un entorno desfavorable cuando estaba viviendo una situación de peligro, ahora que está recuperada y tranquila preferimos no recordar cuál fue su caso ya que en su momento consideramos que por su seguridad no podía seguir en aquel entorno. Cuando la recogimos pasó por una fase de celo permanente que duró más de tres meses, adelgazó muchísimo, le cayó el pelo, finalmente tuvimos que castrarla igualmente porque su salud estaba desmejorando.

Ahora que ya está así de preciosa y recuperada, esta delicia de gata mimosona de ojos de diferente color, (heterocromía, algo que no es habitual en gatos de color negro), se merece encontrar ya un  hogar donde se preocupen y la cuiden como ella, al igual que todos los demás, se merecen.

Sabi

Sabi fue recogido en Sabarís en mal estado.Es positivo en inmunodeficiencia, tenía la boca con una fuerte infección, se le han extraído todas las piezas bucales, se está recuperando del postoperatorio. Es un gatiño mayor que además arrastra una pequeña cargación a causa de algún resfriado que nunca curó.

Es un gatiño muy cariñoso y simpático que consigue ganarse a todos los voluntarios en tiempo record.

Paulina

Paulina, perteneciente a la colonia controlada de Pizarro, fue recogida a finales de 2018 porque arrastraba la parte de atrás. Tenía la cadera rota, probablemente a causa de un atropello. En este caso hubo que operarla porque era una fractura importante, de por si grave y que además le afectaba a nivel de que tenía los esfínteres dañados y no podía evacuar.

Unos meses después se quedó rígida y postrada sin poder moverse, en el refugio.Creemos que fue algo del sistema nervioso central, bien a causa de una infección o bien alguna malformación cerebral congénita. Con tratamiento mejoró pero sin recuperar del todo, por lo que se decidió sedarla para extraerle líquido cefalorraquídeo y descubrir el origen de la dolencia, pero la gatiña no despertó de la anestesia.

Era una gatiña muy jovencita como para tener una masa tumoral en el cerebro, pero era delicada, cuando llegó hubo que operarla de la cadera, nunca llegó a estar bien del todo, siempre tenía algo, estaba apática  o no comía, o estaba acatarrada. Descansa en paz pequeña.

Longuito

El longuito es un gato con un problema recurrente de tiña, de dermatitis sudativa (con muy mal olor) y de malasezzia en los óidos (hongos en la piel)Es un gato mayor, inmunodeficiente, un gatazo de 7 kgs, que come muy bien, que tiene muy buen ánimo, y  que a pesar de que tiene unos buenos resultados en sus analíticas, tiene sus defensas bajas, lo que provoca que la enfermedad se reproduzca de manera continuada cada cierto tiempo.Cuando se reproduce está a tratamiento durante un mes y medio, está dos semanas bien y reaparece.De manera permanente, desde hace año y medio recibe tratamientos de ácidos grasos, pipetas que ayudan a optimizar y reforzar el estado de la piel y el pelo. Gracias a estos tratamientos va recuperando el pelo, el buen olor, pero  no podemos evitar que la enfermedad se reproduzca.Hay que estar controlando siempre sus valores porque el tratamiento es incompatible en caso de padecer problemas hepáticos.Es un gatiño que necesita una atención diaria y continua.

Lindo

En Septiembre de 2016 recogimos a este pequeño en muy malas condiciones. Muy mocoso, delgado, lleno de parásitos y con la temperatura baja.

Lindo es cariñoso y muy juguetón. Ideal como compañero de juegos para casi cualquiera. Algo tímido al principio mientras no coge confianza. Amante de largas siestas diurnas y gran juerguista nocturno.

Pica

Pica apareció tirada en la bajada a la playa de Menduiña en octubre de 2018. Estaba «destartalada», se tambaleaba para todos los lados, La pobre casi no se mantenía en pie.

Ha mejorado muchísimo, pero le ha quedado un toque de temblor y desequilibrio.

Gapi

Gapi fue recogida tras ser atropellada a finales de 2018 en la Carretera Provincial. Se había roto el paladar, el fémur, sufría incontinencia y además hubo que colocarle un anclaje en la mandíbula. El hierro de la mandíbula ya se retiró y la única secuela que sufre es que no tiene sensibilidad en la cola, la tiene colgada y no puede moverla pero no supone ningún problema para su vida normal 🙂

Ali

Ali llegó al refugio procedente de la zona de San Roque para ser castrada y, en un principio, ser devuelta. Su cuidador encontró a una persona que quería adoptarla y la mantuvimos con nosotros hasta entonces, pero finalmente la adopción se cayó y dado que ya había pasado bastante tiempo, decidimos no soltarla de nuevo.

Ali es una gata con carácter, que llegó siendo bastante arisca y huidiza pero que con el tiempo, ha ido suavizando. Se acerca cuando hay comida rica por medio y ya nos permite rozarla 🙂