Dulce

Dulce procede de la colonia de Chapela que en verano de 2020 tuvimos que retirar. Sus cuidadores se vieron obligados a mudarse y los conflictos con los vecinos eran continuos, por lo que nos pidieron ayuda sabiendo el peligro que correrían allí solos.

Esta pequeña llegó sin hacer honor a su nombre, los primeros meses no la habríamos definido como «dulce». Sin embargo, poco a poco fue dejando atrás el miedo, empezó a dejarse querer y, ahora sí, podemos decir que sin duda, es una gata muy bueniña que levanta el lomito en cuanto nos acercamos a darle unos mimitos 🙂