Loki

A Loki la envenenaron en 2013 en la zona de la antigua estación de Renfe, en las obras del AVE. La recogieron moribunda y convulsionando pero por suerte, se salvó.
 
Loki es una gatiña tremendamente desconfiada y nerviosa, sin embargo, no quita ojo de todo lo que pasa en el refugio, eso sí….a distancia. Poco a poco se va soltando, pero necesita una familia con mucha paciencia.