Archivo de la etiqueta: No apadrinad@

Chaval

Chaval es uno de los gatos de la colonia de Chapela que tuvo que ser retirada.

Llegó con la boca y el hígado tocados. La boca no estaba tan mal, pero a él le impedía comer con normalidad y le dolía tanto que se golpeaba con las patas a la mínima y hasta que se recuperó y pudo operarse estuvo con papas de pienso y latas.

En cuanto se estabilizó del tema del hígado lo llevamos a operar y, aunque en un principio después de la operación ya era capaz de comer pienso con total normalidad, al poco tiempo volvieron las tremendas molestias y de nuevo, solo era capaz de comer el pienso molido, mezclado con latita y con mucha agua.

Se le operó de segundas y se le extrajeron los caninos, que son las piezas que, si están en buen estado, se suelen dejar.

Nuestro pequeño ya es capaz de comer tanto pienso como lata y está siendo tratado además con interferon felino, que, aunque muy costoso, es un tratamiento que les ayuda muchísimo a comer con normalidad, sin dolores, babeos, molestias… Hasta les cambia el carácter, están más animados y juegan al no tener dolor 🙂

Patuco

Patuco fue recogido de una colonia en Gondomar que se había asentado en la finca de un particular y que habíamos empezado a esterilizar. Nos avisaron de que uno de ellos tenía unas heridas sangrantes en la pata que resultó ser una pododermatitis.

Ha estado con un tratamiento que le ha ido realmente bien y a día de hoy, está perfecto.

Patuco es un gatazo increíble, un buenazo al que le encantan los mimos y que le cojas en el colo y al que no le costó nada adaptarse a convivir con tantos gatos porque es además, muy sociable y juguetón.

Piti

Piti procede de una camada de tres gatitas rescatadas en O Castro a principios de 2016. Venían todas muy malitas, acatarradas y en muy mal estado, de hecho la más menudita no logró salir adelante. Las otras dos, Piti y Stefy, sí lo consiguieron.

Hay hermanos que a medida que se hacen mayores, van perdiendo el vínculo y terminan yendo cada uno a su aire. Piti y Stefy son de las que permanecen juntas.

Piti no es una gata que se acerque a la gente, pero sí es menos huidiza que su hermana. Es una gatiña tímida que, en momentos puntuales que se ha visto sin su hermana, ha dejado salir su lado mimosón y ha pedido mimos como la que más 🙂

Berlín

Berlín era un gatiño callejero estaba siendo atendido por una voluntaria en la calle, vivía cerca de una colonia, pero no formaba parte de ella. Ni se sabía dónde dormía ni dónde se refugiaba de la lluvia, no se sabía dónde estaba por el día, pero a la hora de comer siempre salía a su encuentro. El pobre un día empezó a quejarse cada vez que comía, hasta que ya no era capaz de hacerlo, lo que se achacó a algún problema de piezas dentales, así que fue recogido para que ser atendido. 

En una analítica se vio que tenía alterados los valores de glucosa, el cual se acabó normalizando, y del hígado, de lo cual sigue en tratamiento y mejorando. Pero al principio necesitó estar ingresado con suero porque estaba un poco deshidratado. Él está comiendo bien y tiene buena pinta, y cada día está mejor, por lo que se aprovechó también para esterilizarlo. Pero lo que no tiene es buen carácter, totalmente al contrario de cómo era en la calle, que se dejaba mimar por su cuidadora, pero por ese motivo sabemos que sus bufidos son todo fachada!

Seta

Seta viene de una colonia en Sampaio. Su cuidadora llevaba viéndola mal unos días, pero era muy difícil de coger porque se escondía en sitios inaccesibles. 

Cuando por fin lo consiguió, fue llevada al veterinario. Estaba deshidradada, respiraba con dificultad, delgada… 
Tras unos días de suero, medicación y calor, pudo ir a una casa de acogida, donde terminó de recuperarse totalmente.

Aunque en un primer momento se pone un poco a la defensiva, es todo fachada, esta preciosa gata en el fondo quiere que le den mimitos y atención, aunque no lo quiera admitir. En cuando está en brazos empieza a ronronear y a agradecer las caricias, debajo de esa fachada de malota, hay una tontorrona!

Seta es una de esas gatitas especiales que no va a ir de buenas a primeras a pedirte, buscarte y ser una cariñosa, necesita mucho trabajo de socialización, y tal vez aunque consiga soltarse, se esconderá cuando haya visitas o bufará con algún ruido fuerte, no podemos saberlo aun, pero lo que sí sabemos es que necesitará un hogar definitivo donde la entiendan y la quieran tenga el carácter que tenga. 

Gaudy

El pequeño Gaudy fue encontrado al borde de la carretera un día de lluvia, encogido, mojado y delgadito. Gracias a la pronta atención veterinaria, suero, calor y medicación, aunque le costó, ahora está así de grande y precioso. 

Cuando lo recogimos era completamente negro, y al ir poniéndose bien, el pelo le fue mudando a esta curiosa capa. Lo pusimos en Instagram hace unas semanas y la mayoría no lo había visto nunca! Otros nos dijisteis que cuando sea mayor volverá el negro, y otros que es un problema de pigmentación. 

Sea como fuere, él ahora mismo está sano, es un mimoso y, como todos los cachorros, un trastiño inquieto que está en busca de su hogar definitivo!

Polaroid

Nuestro Polaroid es un gatiño callejero de Panxón que iba a un negocio a pedir que le dieran de comer. Con el confinamiento al no abrir los negocios y vivir en otro sitio, Polaroid, como otros tantos gatos callejeros, quedaron desatendidos. 

Muchos gatos desaparecieron, o bien porque enfermaron y nadie pudo verlo, o se mudaron a otras zonas en busca de comida. Este gatiño tan bueno, siguió por la zona, pero cuando volvieron lo encontraron muy desmejorado, con sarna… 

Una vez recogido y atendido en el veterinario, se estuvo recuperando en una casa de acogida, donde sigue, y gracias a los cuidados se ha puesto así de guapo. Al principio era un poco agresor, pero se nota que era provocado por miedo, ahora se ha vuelto un gatito tímido, pero con su acogida es un verdadero amor.

Polaroid, como nuestros demás gatiños, buscan un hogar donde los quieran para siempre 🙂

Aivar

Aivar procede de una colonia que controlamos el año pasado en Panxón. Es un gatito joven que parece que fue empeorando en cuestión de días de la movilidad de las patas traseras, además que lo vieron adelgazar y comer menos. 

Tras llevarlo al veterinario, nos dijeron que por las lesiones de la columna podría haber sido un ataque de perro, pero en la placa no se veía muy claro. El pobre incluso hacía pis por desbordamiento y hubo que vaciarle la vejiga manualmente. 

Nuestro precioso ya está completamente recuperado y deseando encontrar un hogar. Es un buenazo, muy dulce y mimosón 🙂

Dulce

Dulce procede de la colonia de Chapela que en verano de 2020 tuvimos que retirar. Sus cuidadores se vieron obligados a mudarse y los conflictos con los vecinos eran continuos, por lo que nos pidieron ayuda sabiendo el peligro que correrían allí solos.

Esta pequeña llegó sin hacer honor a su nombre, los primeros meses no la habríamos definido como «dulce». Sin embargo, poco a poco fue dejando atrás el miedo, empezó a dejarse querer y, ahora sí, podemos decir que sin duda, es una gata muy bueniña que levanta el lomito en cuanto nos acercamos a darle unos mimitos 🙂

Deena

Deena es una gatita particular de la que sus dueños se desentendieron por una supuesta agresión a la hija, que luego resultó ser por un embarazo de uno de los miembros de la familia.

La dejaron en un veterinario donde, obviamente, no la podían tener.Al principio, y con el cambio, que le sentó muy mal, respondía de forma muy agresiva, pero con el tiempo y el trabajo de su casa de acogida, fue relajando y hasta besitos da!

En una casa ella sola o con un compañero de juegos, seguro que sería increíblemente feliz, sólo necesita un poco de tiempo.

Tropi

Tropi fue atropellado en marzo de 2019. Las personas que lo encontraron nos avisaron y lo llevaron a un veterinario de urgencias donde lograron estabilizarlo. Tenía un ojo fuera del sitio y la mandíbula rota.

Tropi estuvo hospitalizado unos días, estaba atento y espabilado, pero no se levantaba ni comía. Estuvo con alimentación por sonda y se arrastraba al arenero.

Al salir del veterinario fue a una casa de acogida, donde empezó a comer y poco a poco a erguirse, andar y saltar normalmente. Aunque le costó, fue levantando hasta recuperarse del todo y ahora vive felizmente con los que fueron su acogida. Es un gato super sociable con la gente y con los demás gatos, como veis tiene un compañero del que no se separa. 

A pesar de tener la edad, Tropi ni siquiera estaba esterilizado, pero aun así los días siguientes al accidente, se fue por la zona a preguntar si tenía dueño o lo conocían, hubo una persona que dijo ser su dueño, pero que no lo quería devuelta ya que «tenía más gatos». 

Leslie

Leslie apareció en agosto de 2020 en una colonia controlada de Nigrán con este aspecto. Todo venía de las piezas dentales, no podía ni lavarse ni comer bien. 

Una vez operada de la boca, va mejorando día a día y ha tenido la suerte de encontrar una acogida donde disfruta de mimos y atención personalizada 🙂

Es un amor de gata, super sociable que estamos seguros de que se va a poner preciosa. 

Colitas

Colitas apareció por la nave de Coia poco antes de que nos mudáramos. Mientras cogíamos a Patryk y Tadeo con trampa, cayó este pequeño. Se publicó para saber si era de alguien, ya que está castrado y es muy bueno y sociable, pero nadie respondió por él.

Lleva este tiempo en una acogida, aunque es un poco miedoso, en cuanto coge confianza es un amorciño de gato. Parece que es un gato joven.

Vicky

Vicky es una de las gatiñas de la colonia de Chapela que tuvimos que retirar. Vivían en una zona en la que había muchos conflictos con los vecinos y cuando sus cuidadores tuvieron que dejar la casa, hubo que sacarlos de allí.

Vicky y su hermana Idoia son de las más nerviosas y asustadizas y estamos trabajando en su socialización, es importante dedicarles un tiempo diario para que se vayan relajando y poco a poco vayan perdiendo el miedo y se hagan a su nueva vida en el refugio.

Cariño, paciencia y constancia son las claves. Muchas veces acaban sacando su lado más mimosón, otros bajan la guardia solo de vez en cuando y tímidamente, los hay que no llegan nunca a acercarse y tan solo toleran que estemos cerca…..cada gato tiene su carácter y necesitan que lo entendamos, lo respetemos y los queramos tal y como son.

Talía

Talía fue recogida a finales de 2016 de una colonia del centro con el talón fracturado. Es una fractura poco frecuente y difícil de recuperar, debido a la dificultad de soldar que tienen los tendones una vez fracturados. Se le hizo una anastomosis (conexión quirúrgica entre dos estructuras) teniendo que romper parcialmente otros tendones para poder unir el fracturado, ya que éste estaba demasiado retraído.

Talía es muy discreta y tímida, no le gusta llamar la atención ni para buscar latita, y eso que le encanta! Sólo aparece cuando acabas de cambiar la arena para poder rebozarse como una croqueta 🙂

Bebita

Bebita fue recogida en mayo de 2020, en pleno confinamiento por el COVID. Apareció en la zona de Monteferro y la persona que la alimentaba sólo estaba allí de paso y confinada hasta que se levantara el estado de alarma. Se habló con los vecinos y la gata no era de nadie, y nadie quería hacerse cargo de ella ni alimentarla. Tenía carcinoma en ambas orejas y hubo que quitárselas.

Bebita es una gata muy, muy cariñosa que pide cariño y atención constantemente. Es jovencita y un amor que necesita un hogar. Estos gatos lo pasan especialmente mal en el refugio, rodeados de tantos gatos pasan desapercibidos y se agobian, así la gente deja de verlos.

Brownie

Brownie es de una colonia donde la vieron andar mal. Se cogió para llevar al veterinario y se vio en una placa que tiene la cadera rota. 

La difundimos intentando encontrarle una casa de acogida porque el refugio no es sitio para cachorros, pero no hubo suerte.

La pequeña demanda muchísimo cariño, no para de maullar y pedir cariños, y tampoco puede salir a pasear porque tiene que guardar reposo para que suelde su cadera.

Brownie es un amor que pronto estará recuperada y lista para adopción 🙂

Pivón

Pivón fue recogido en 2019 de una colonia en la Salgueira porque estaba en mal estado, acatarrado y babeando. Tenía la boca hecha un desastre y hubo que extraerle las piezas dentales.

Es un gato ya mayor, muy bueno y sociable con las personas pero que tardó tiempo en adaptarse a vivir con tantos gatos. Ahora se relajó por completo e invierte su energía en pedir mimos y comida rica a todo el que entra en su jaulón 🙂

Tao

A Tao lo recogimos a finales de junio de 2020 de una colonia en Cesantes. Nos dieron aviso de que estaba en mal estado: arrastrando una pata, el pelo en mal estado y medio pelado, diarreico…Ahora está con nosotros y ya recuperó bastante. Se mueve bien y se está recuperando del pelo y la diarrea una vez desparasitado y con dieta. 

Es un gato mayor pero increíblemente bueno y sociable, ya forma parte de nuestro grupo de leucémicos. 

Mami Jaune

Mami Jaune llegó procedente de la colonia de Pizarro junto a su precioso hijo Nietzsche. Costó mucho tiempo cogerla porque no había manera de que entrara en la jaula, demasiado lista 🙂

La soltamos hace poco tiempo con el resto de gatos, pero le está costando adaptarse. Se mantiene agazapada en una esquina y, al menos en nuestra presencia, no se mueve de allí.

Cuando estaba en su jaulita dejó sacar en ocasiones su lado de fierecilla, ahora, una vez suelta, lo que tiene es mucho miedo, así que necesita tiempo para acostumbrarse al nuevo entorno, a sus nuevos compañeros gatunos y a nosotros los humanos, con los que hasta ahora no había tenido que tratar tan de cerca.

Tripi

Tripi, panterita de la colonia del Xeral recogida a principios de 2019.

Llegó al refugio muy nerviosa, hasta el punto de que al llevarla al día siguiente a castrar, tenía un nivel de adrenalina tan alto que la anestesia tardó mucho en hacerle efecto.

Tripi tiene todavía ese punto de fierecilla que le impide dejarse querer, pero en el momento en que una latita rica aparece en escena, su punto «glotón» gana por goleada 🙂

Trapa

Trapa, procedente de la colonia de Pizarro, lleva con nosotros desde 2018.

Es una gatiña muy tranquila que en el antiguo refugio era de las fijas buscando el rayito de sol en la ventana y que ahora es, sin duda, una de las que más disfrutan del acceso al exterior.

Con sus compañeros felinos convive perfectamente, con los humanos es miedosa pero muy buena, nunca le hemos visto un mal gesto. Necesita ese tiempo para aprender a confiar que por desgracia, en el refugio siempre se alarga.

Redondita

Nuestra preciosa Redondita es, junto a Ocelota, una de las supervivientes de la saga roupeiriana.

Lleva ya muchos años con nosotros pero a pesar de ello, es ahora cuando empieza a bajar la guardia. Es tal el estrés en el que vivían en la calle, siempre alerta ante un posible ataque, que solo ahora que ya es viejita y se siente a gusto en el nuevo refugio, es cuando empieza a acercarse y olerte la mano (algo impensable hasta hace muy poco).

Nos haría muy felices que llegue el día en que consigamos romper esa barrera que las circunstancias le obligaron a construir y podamos darle todas las caricias que tenemos acumuladas desde que llegaron a nosotros.

Beta

Beta es un gato jovencito recogido a finales de junio de 2020 de la colonia que estamos retirando en el entorno del antiguo Hospital Xeral.

De primeras es un gato huidizo, bueniño, pero que al acercarte a él su primera reacción es escapar. Eso sí, le gusta taaaanto comer que en cuanto abres una latita, antes de que te des cuenta ya lo tienes comiendo de tu mano 🙂

Clarito

Clarito viene de la colonia de Pizarro que se está retirando. Al igual que su compañera en las calles, Anita, es un gato viejiño al que le está costando mucho adaptarse.

Es de los que están siempre escondidos y a los que sacarle una foto es toda una odisea. Huidizo, miedoso e incluso bravillo si te acercas de más, pero lo adoramos igual y algún día se dará cuenta 🙂

Cánovas

Cánovas se fue hacia la zona de frente cuando se abrió el Puerto, Cánovas del Castillo y parió allí en un solar, donde nos avisaron que las recogiéramos, a ella y a sus tres crías, antes de empezar a obrar en el mismo. Una de sus pequeñas se encuentra en una casa de acogida. Cánovas y sus hijas, Barbi y Leni, siguen en el refugio esperando tener la misma suerte y encontrar un hogar donde ser felices.

Cánovas, al igual que su hija Barbi, es muy huidiza, siempre estaba escondida. Ahora, es una de las que en el nuevo refugio, se deja ver mucho más porque le encanta disfrutar del sol y el aire puro e incluso a los pocos, va permitiendo que te acerques un poco más 🙂

Cali

Cali fue recogido en 2019 en Teis. Dieron aviso en una clínica de un gato en un portal que estaba colapsando y supimos después que se trató de un envenenamiento. Nadie lo reclamó, ni dueños ni cuidadoras de colonias de la zona.

Es un gato extremadamente asustadizo, de los que necesitan mucho tiempo, una dedicación personalizada que en el refugio no podemos darle. Su miedo llega a tal punto, que esta foto, en la que se le puede ver medianamente bien, aprovechamos para hacérsela cuando sufrió una pérdida de peso importante y estuvo en una jaulita para que pudiéramos controlar si comía bien, si tenía diarrea, etc…

Cali necesitaría una adopción que entienda sus miedos y que esté dispuesta a ayudarle a superarlos con paciencia y mucho cariño.

Anita

Anita lleva con nosotros desde mayo de 2019 apróximadamente. Es una gata mayor de la colonia de Pizarro, colonia que está siendo retirada.

La adaptación de Anita está siendo especialmente complicada. La soltamos en el antiguo refugio de Coya y siempre estaba escondida, intentamos moverla a distintas zonas del jaulón y dejarle su jaulita con la puerta abierta para que ella, a su ritmo, fuera haciéndose al nuevo entorno, pero sin éxito.

Al trasladarnos al nuevo refugio, hubo que empezar de nuevo, se volvió a intentar soltarla con el resto de gatos pero ella seguía escondiéndose y dudábamos incluso que saliera a comer, así que Anita ha vuelto a su jaulita, donde se siente segura y tiene su agua y comida.

Nuestra abuelita necesita tiempo, no sabemos cuánto, para ganar confianza y acostumbrarse al nuevo sitio. En casos como el de Anita, la paciencia y el ritmo que ella nos irá marcando, son fundamentales. Nosotros esperaremos el tiempo que sea necesario para poder verla suelta, tranquila y disfrutando de una buena siesta al sol junto al resto de sus compañeros.

Arbo

Arbo es un gato viejiño de colonia, que ya en una ocasión, fue recogido por su cuidadora al verlo en mal estado.

Volvió con nosotros en agosto de 2020 y esta vez estará en el refugio ya que vuelve a tener mal aspecto y necesita que le operen la boca. Al necesitar cuidados más concretos y más manipulación, se quedará con nosotros.

Pani

Nuestra pequeña Pani fue recogida en la zona de la Panificadora con una herida muy fea en una oreja. Tras un tiempo intentando curarla, finalmente hubo que cortarla.

Es una gata que mientras estuvo en su jaulita, se dejaba hacer de todo y pedía mimos sin parar, pero una vez suelta, lo está pasando muy mal. Está muy asustada con tantos gatos a su alrededor y siempre está escondida bajo las mantas.

Hay gatos que en periodo de cuarentena, están deseando salir, moverse, jugar, relacionarse con los demás gatos, y otros, como es el caso de Pani, que se sienten más seguras en su jaulita y necesitan mucho más tiempo para adaptarse al nuevo entorno.

En una casa, sin duda, se sentiría más tranquila y volvería a ser la gata buena y dulce que era cuando llegó.

Lucas

Lucas es uno de los gatos que retiramos en 2016 del Tercio de Afora. Estaban siendo envenenados e incluso recogimos alguna gata con balinazos. Sus cuidadoras nos pidieron ayuda y los acabamos retirando de allí.

Lucas es un gato mayor, de los típicos que no se deja tocar, es esquivo pero nada agresivo. Hace poco empezó con insuficiencia renal y al tratarlo se pone muy nervioso hasta el punto de atacar, pero nosotros igualmente lo queremos muchísimo 🙂

Octubre 2020. Fallecido

Tadeo

Tadeo, otro de nuestros «callejeritos» en el antiguo refugio. Cuando nos trasladamos, hubo que volver durante dos semanas porque se resistía a entrar en la jaula trampa, pero no dejamos de intentarlo hasta que lo cogimos, no podíamos dejarlo allí solo!

Es un gato miedoso, que cuando vivía a las puertas del refugio no dejaba que te acercaras pero que, sin embargo, sí venía muchas veces a recibirte cuando sabía que tocaba comida rica 🙂

Ahora ya en el nuevo refugio, está asustado y todavía no está listo para verse suelto con tantos gatos, pero hemos descubierto a un Tadeo que, aunque miedoso, es un gato muy bueniño que ya nos permite acariciarlo.

Patrick

Patrick lleva ya muchos años con nosotros. Él, Doro y Tadeo, rondaban la zona del antiguo refugio, así que cuando nos instalamos allí, les pusimos su propio refugio para cobijarse del frío y la lluvia y sus cuencos de comida y agua. Cuando nos fuimos, por supuesto se vinieron con nosotros.

Patrick siempre fue el más huidizo, no es un gato sociable, es un solitario, pero nosotros lo queremos igual y estamos encantados de verlo disfrutando del aire puro de las montañas 🙂

Dante

Nuestro Dante fue recogido en julio de 2020 por la zona de un bar en Vincios. Cuando nos llegó el aviso fuimos a buscarlo ya que era muy raro que en varios días estuviera en exactamente en el mismo lugar.

Llegó con muchísima cargación y tiene pinta, por la dentadura de ser mayor. Intentamos localizar a su posible familia sin éxito.

Decir que Dante es muy bueno y sociable es quedarse corto. Es un gato simplemente maravilloso!