Baffy

Baffy llegó a nosotros el verano de 2019. Nos dieron aviso desde el parque forestal de Bembrive donde le daban de comer.
Respiraba muy mal por un colapso pulmonar, pero al tratarlo con antibióticos, desparasitarlo de posibles parásitos pulmonares y suero, recuperó bastante.

Ha sido muy cariñoso desde el principio. Es un buenazo aunque, todo hay de decirlo, no muy buen enfermo.