Petra

Petra y sus tres hijos, Dingo, Leonor y Choco, fueron recogidos de unos soportales en Coia donde no tenían cobijo alguno a causa de unas obras, en el año 2016. Estaban todo el día a la intemperie, los vecinos no los querían allí, acercaban a sus perros para asustarlos y se subian a las árboles para escapar.

Petra, al igual que Dingo, es huidiza y desconfiada. Sus malas vivencias en la calle no le dieron motivos para confiar en las personas y nos está constando demostrarle que también hay gente buena.