Polar

Polar fue rescatado de un árbol en Pizarro en Mayo de 2019.

Desde el principio fue muy sociable por lo que pensábamos que estaba extraviado, pero nadie lo reclamó. Ahora que lo conocemos más sabemos que es un gato especial, no le gusta estar rodeado de tantos gatos, no se adapta al refugio y eso hace que esté estresado y a veces no quiera mucho trato con los humanos tampoco. Este precioso necesita un hogar para él sólo, una oportunidad, porque fuera del ambiente del refugio, en un hogar adecuado, creemos que volvería ser el gato cariñoso que conocimos.

Amadrinado por María Villar 🙂