Begoña

Nuestra Bego vivía en el asilo del Barrio do Cura, hasta que llegaron las excavadoras y hubo que retirar a todos los gatos que estaban allí.

Es una gata muy buena, pero tremendamente miedosa. Necesita una familia con paciencia dispuesta a seguir las pautas necesarias para ayudarla a confiar.

Gatos como Bego necesitan que se les dedique tiempo, tiempo con el desgraciadamente en el refugio no contamos. Aun así, cuando se encuentran en un hogar sin tener que compartir espacio con tantos gatos, cuando disfrutan de un «trato personalizado», los avances en muchas ocasiones son increíbles.