Cali

Cali fue recogido en 2019 en Teis. Dieron aviso en una clínica de un gato en un portal que estaba colapsando y supimos después que se trató de un envenenamiento. Nadie lo reclamó, ni dueños ni cuidadoras de colonias de la zona.

Es un gato extremadamente asustadizo, de los que necesitan mucho tiempo, una dedicación personalizada que en el refugio no podemos darle. Cali necesitaría una adopción que entienda sus miedos y que esté dispuesta a ayudarle a superarlos con paciencia y mucho cariño.