Ágata

Ágata tuvo que ser recogida en el entorno del Xeral en 2019 porque la gente de la zona no la quería allí. Los conflictos entre sus cuidadoras y los vecinos eran continuos y la pobre ni siquiera tenía donde refugiarse del frío y la lluvia.

Es una gata muy miedosa y desconfiada, que escapa en cuanto ve amago de acercarte a ella. Sin embargo, le cuesta resistirse a la comida rica y siempre intenta ponerse a la vista para no quedarse sin nada.