Archivo de la categoría: no apadrinados

Grandal

Grandal lleva ya tiempo con nosotros. Fue un gato que cogimos para castrar y, cuando ya lo teníamos con nosotros, la persona que nos avisó dijo que no lo devolviéramos porque no iba a seguir alimentándolo. Así que Grandal se quedó con nosotros.

Grandal es un escapista profesional. Quiere estar en todo, pero a la hora de la verdad, en el momento en que quieres acercarte a él, desaparece. Eso sí, a la comida rica no puede resistirse!

Morgana

A la preciosa Morgana la vimos en el monte cerca del refugio varias noches seguidas.Estaba muy delgadiña y claramente con carcinoma en las orejas, además de que parecía desorientada. Tras varios días de verla en la misma zona, conseguimos cogerla. Se agazapó entre unas ramas y al acercarnos con comida se dejó hacer de todo y salió a recibir mimos. Al recogerla nos dimos cuenta de que tenías las pupilas excesivamente dilatadas, y al pasear o subirse a superficies se nota que no controla, así que es muy probable que esté casi ciega (ya que al menos sabemos que veía las luces de los coches). 

Resulta que es una gata amorosisima, que pide mimos continuamente y amasa en cualquier cosa, hasta en el aire!

Chus

Chus, al igual que Baltasar, tuvo que entrar en el refugio porque había que sacarlos de la colonia en la que vivían en julio de 2020.

A ella y a Baltasar se les intentó encontrar una casa de acogida por ser dos gatos especialmente sociables y cariñosos que, al demandar tanta atención de los humanos, lo iban a pasar muy mal teniendo que entrar en el refugio.

Chus lo está pasando muy mal. Es una gata muy muy buena pero está extremadamente asustada, por lo que no perdemos la esperanza de que alguien se fije en ella. Estamos seguros de que en una casa volverá a ser la gata que era, una mimosa empedernida que se pone panza arriba para que la llenen de mimos.

V

V es el hermano de Susu, y fueron recogidos a finales de 2019 siendo aún cachorros, junto a su mami Salva (ya fallecida) y Terra.

V y Susu son leucémicos, al igual que su madre, y están juntos en una casa de acogida donde tienen la suerte de tener un trato personalizado y pueden estar más controlados en caso de ponerse malitos. V de momento está muy bien, así que lo que hace es estar pendiente de su hermanita y darle muchos mimitos.

Baltasar

A Baltasar hubo que sacarlo de la colonia en la que vivía junto con otros de sus compañeros gatunos.

Es un gato muy amoroso y bueno que, precisamente por ese motivo, difundimos intentando encontrarle una casa de acogida para evitar que tuviera que entrar en el refugio, pero no hubo suerte.

Todavía no se ha adaptado del todo al cambio y a vivir con tantos gatos, pero pese a todo, sigue siendo un gato muy mimosón.

Susu

Susu fue recogida siendo aún muy pequeña junto a su hermano V, y dos adultas, Salva y Terra, a finales de 2019.

Nuestra pequeña es leucémica, al igual que la que creemos que era su madre, Salva, y que tristemente falleció el mismo día que su hija recibía su primera transfusión de sangre. Estas transfusiones han sido necesarias en varias ocasiones por una bajada muy brusca de los glóbulos rojos y siempre le han sentado muy bien. Está muy animada, activa y disfrutando de todos los cuidados y cariño posibles en su casa de acogida.

Garri

Garri apareció en Chapela a finales de Enero de 2020. Estaba lleno de garrapatas y tenía además una herida de mordisco en la oreja que le produjo una sepsis.

Tenía una anemia muy severa, pierde sangre y pierde proteína. Se le hizo una primera transfusión de sangre, tanto de glóbulos rojos como de plasma. Ahora está mucho más animado y cariñoso! Decir que el pobre es un gato mayor y tiene una  marca muy visible de haber llevado collar.

 

Meira

Meira fue recogida para esterilizar y su cuidadora nos pidió que no la devolviéramos porque estaba en una zona muy mala, vivía en muy malas condiciones y los vecinos maltrataban a los gatos. Fuimos a comprobarlo in situ y tuvimos claro que la gatiña no podia volver allí.

Meira es una gata muy buena, se deja coger en el colo, le gustan los mimitos y se lleva muy bien con los demás gatos. Tiene un poco de miedo, pero nada que con un poco de paciencia no deje atrás.

Senda

Senda fue recogida durante el confinamiento en la calle Puerto Rico porque presentaba muy mal aspecto. Extremadamente delgada y con una notable falta de pelo.

Hace poco tuvimos que ir a urgencias con Senda ella ya que estaba respirando mal. En una placa se vio que tenía una hernia diafragmática. Las hernias suelen ser de nacimiento o provocadas por algún traumatismo, seguramente en la calle recibió algún golpe pero hasta que no se puso peor no se podía saber que la tenía ya que ella analíticamente estaba bien y comía perfectamente. Fue operada de urgencias y ahora evoluciona favorablemente en una casa de acogida.

Es una gata con carácter, pero pese a su cara de pocos amigos, en la calle era bastante sociable. Confiamos en que con el tiempo irá suavizando.

Pixi

Esta gatiña procede de uno de los muchos casos delicados que hemos atendido y publicado en los últimos meses, rescatada de un entorno desfavorable cuando estaba viviendo una situación de peligro, ahora que está recuperada y tranquila preferimos no recordar cuál fue su caso ya que en su momento consideramos que por su seguridad no podía seguir en aquel entorno. Cuando la recogimos pasó por una fase de celo permanente que duró más de tres meses, adelgazó muchísimo, le cayó el pelo, finalmente tuvimos que castrarla igualmente porque su salud estaba desmejorando.

Ahora que ya está así de preciosa y recuperada, esta delicia de gata mimosona de ojos de diferente color, (heterocromía, algo que no es habitual en gatos de color negro), se merece encontrar ya un  hogar donde se preocupen y la cuiden como ella, al igual que todos los demás, se merecen.

Gapi

Gapi fue recogida tras ser atropellada a finales de 2018 en la Carretera Provincial. Se había roto el paladar, el fémur, sufría incontinencia y además hubo que colocarle un anclaje en la mandíbula. El hierro de la mandíbula ya se retiró y la única secuela que sufre es que no tiene sensibilidad en la cola, la tiene colgada y no puede moverla pero no supone ningún problema para su vida normal 🙂

Ali

Ali llegó al refugio procedente de la zona de San Roque para ser castrada y, en un principio, ser devuelta. Su cuidador encontró a una persona que quería adoptarla y la mantuvimos con nosotros hasta entonces, pero finalmente la adopción se cayó y dado que ya había pasado bastante tiempo, decidimos no soltarla de nuevo.

Ali es una gata con carácter, que llegó siendo bastante arisca y huidiza pero que con el tiempo, ha ido suavizando. Se acerca cuando hay comida rica por medio y ya nos permite rozarla 🙂

Begoña

Nuestra Bego vivía en el asilo del Barrio do Cura, hasta que llegaron las excavadoras y hubo que retirar a todos los gatos que estaban allí.

Es una gata muy buena, pero tremendamente miedosa. Necesita una familia con paciencia dispuesta a seguir las pautas necesarias para ayudarla a confiar.

Gatos como Bego necesitan que se les dedique tiempo, tiempo con el desgraciadamente en el refugio no contamos. Aun así, cuando se encuentran en un hogar sin tener que compartir espacio con tantos gatos, cuando disfrutan de un «trato personalizado», los avances en muchas ocasiones son increíbles.

Sole

Sole procede de una colonia en Soledad Castro. Es una colonia en la que apenas tienen refugio y a medida que se iban recogiendo para esterilizar, se han quedado con nosotros los que estaban peor.

Sole es una grandullona muy tranquila, nunca ha tenido problemas con sus compañeros en el refugio pero le cuesta confiar en los humanos. Es muy huidiza y acostumbra a salir corriendo con solo mirarla.

Tenemos muchos gatos como Sole, gatos a los que nos encantaría poder achuchar pero que les cuesta dejarse querer. Algunos con el tiempo se convierten en gatos super amorosos, otros bajan la guardia y permiten que les roces o se atreven a acercarse poco a poco, algunos nos sorprenden y cuando conocen el calor de un hogar dejan salir su lado más mimoso, y otros nunca llegan a perder ese miedo al humano.

En cualquier caso, Sole, al igual que el resto, siempre será más feliz con una familia. Independientemente de su carácter, todos ellos merecen ser queridos.

Ronda

A Ronda la recogimos en el Barrio do Cura, Era una de los que vivían allí, unos dentro del asilo y otros en los alrededores. Cuando empezaron con el derrumbe del edificio, hubo que sacarlos de allí a todos.

Ronda es una gata que llegó con mucha desconfianza, siempre escondida, pero el cambio de refugio le ha venido muy bien, le encanta tumbarse al sol y está empezando a bajar la guardia e incluso a dejarse rozar.

Wallace

Wallace, otro de nuestros naranjitas del Tercio de Afora, colonia retirada para evitar que también terminaran envenenados o muertos a balinazos.

De los supervivientes a la crueldad humana, Wallace es, junto a Mofly y Lucas, de los que permanecen en el refugio y, al igual que sus compañeros de colonia, es un gatiño esquivo, tranquilo pero que no se deja tocar. Con el resto de gatos, se lleva perfectamente, nunca se mete en líos.

Lucas

Lucas es uno de los gatos que retiramos en 2016 del Tercio de Afora. Estaban siendo envenenados e incluso recogimos alguna gata con balinazos. Sus cuidadoras nos pidieron ayuda y los acabamos retirando de allí.

Lucas es un gato mayor, de los típicos que no se deja tocar, es esquivo pero nada agresivo. Hace poco empezó con insuficiencia renal y al tratarlo se pone muy nervioso hasta el punto de atacar, pero nosotros igualmente lo queremos muchísimo 🙂

Green

Green es un gato jovencito que apareció en el Casco Vello. Se instaló en una casa donde no vivía nadie y las vecinas le daban de comer hasta que dieron el aviso de que iban a tapiarla y el gato iba a quedar allí encerrado.

Estaba castrado, lo difundimos y preguntamos a la gente de la zona sin éxito, asi que tuvo que entrar en el refugio.

Los primeros meses era huidizo pero muy bueniño. A día de hoy, ha bajado la guardia y ha descubierto lo mucho que le gustan los mimos 🙂

Marqués

Marqués fue encontrado en 2014 en el Paseo del Lagare, a la altura de la Zona Franca. Se notaba que era un gato casero, y pese a difundirlo con la esperanza de localizar a su familia, nadie lo reclamó.

Pocos meses después fue adoptado, pero por incapacidad de sus dueños, finalmente tuvo que volver a nosotros. En 2019 hubo que operarlo para la extracción de un pólipo y actualmente se encuentra en una casa de acogida.

Nuestro Marqués es un gato encantador que disfruta como ninguno de sus paseos y siestas al sol.

Varo

Varo fue recogido junto a su hermana Conchi a principios de 2020. Eran una camada que vivía en un camino donde sus otros tres hermanos murieron atropellados, así que los vecinos de la zona nos pidieron recogerlos. 

Los dos son bastante tímidos, pero Varo es más valiente y un saco de mimos en cuánto ve que le prestas atención.

Conchi

Conchi fue recogida junto a su hermano Varo a principios de 2020. Eran una camada que vivía en un camino donde sus otros tres hermanos murieron atropellados, así que los vecinos de la zona nos pidieron recogerlos. 

Los dos son bastante tímidos, pero Conchi es más miedosa y de momento, no se deja tocar. Eso sí…cuando repartimos comida, deja su miedo para estar atenta a ver qué le cae!

Dakota

Dakota llegó a nosotros a finales de 2019. Es una gata de colonia, a la que tras varios intentos, sus cuidadoras pudieron coger para tratar el más que evidente prolapso anal que sufría.

Es una gata extremadamente miedosa, responde con un poco de agresividad, pero es la típica gata que con mano y paciencia, con alguien que tenga mano para este tipo de caracteres puede llegar a ser una gata bueniña, ya que cuando se consigue tenerla en brazos, es manipulable.

Bizcochito

Bizcochito llegó a nosotros a finales de 2016, cuando nos dieron el aviso de que se acercaba a un bar en Couto San Honorato pidiendo comida pero no lo querían allí.

Lo publicamos esperando dar con su posible familia pero nadie lo reclamó 🙁

Es un gato increíblemente simpático y mimoso que tiene el don de enamorar a todo el que lo conoce.

Demi

Demi es uno de los gatos de la colonia de Pizarro, de donde estamos sacando poco a poco a los gatos a causa de las obras que se están haciendo allí. Tuvimos que extraerle todas las piezas dentales a causa del mal estado en que tenía la boca.

Es un gato bravo, que se arrancó la vía al día siguiente de la operación y hubo que darle la analgesia vía oral, con no poca dificultad. En este momento e encuentra en casa de acogida.

Morgan

La de Morgan es una de esas historias que te dejan el corazón tocado, de esas que te hacen preguntarte con miedo hasta qué punto puede llegar la crueldad humana.

Morgan era un gato casero que vivía en Morgadans y salía diariamente a pasear. En uno de esos paseos fue acribillado a balinazos y, aún no sabemos cómo, fue capaz de arrastrarse hasta la puerta de su casa donde permaneció, tirado medio moribundo, hasta que por suerte, una chica que lo vió lo recogió y nos dió el aviso.

Tenía la cadera y el fémur rotos, estaba paralítico de la parte de atrás. No veía por el ojo derecho, tenía una pancreatitis, líquido en el abdomen…Tras mucho tiempo de cuidados y tratamiento, nuestro pequeño salió adelante y la pérdida de visión del ojito es la única secuela que la ha quedado del calvario que tuvo que sufrir.

El autor de semejante atrocidad fue localizado por la Guardia Civil y Políca Local y lo llevamos a juicio. Fue condenado por delito contra animal doméstico. Pena de 3 meses de prisión (que no cumplió por no tener antecedentes), 600 euros de multa, retirada del permiso de armas y pago de los gastos veterinarios ocasionados. Interpusimos denuncia también contra los dueños de Morgan por no socorrer a su gato y permitir que estuviera en ese terrible estado durante horas, pero dicha denuncia no conseguimos que saliera adelante.

Morgan vive ahora feliz en su casa de acogida, sigue disfrutando muchísimo de sus paseos controlados al aire libre y agradece con sus ronroneos el amor y la protección que sabe que ahora tiene.

Willy

Willy fue recogido a mediados de 2019 de la colonia de la Salgueira. Se recogió para castrar e intentar encontrarle un hogar porque es un gato muy bueno, pero dio positivo a leucemia y sus posibilidades de adopción se redujeron.

En este momento está recibiendo todos los cuidados en una casa de acogida y dando a cambio todo el amor del mundo a su cuidadora. Es un gato increíblemente bueno y cariñoso.

Romina

Romina, rescatada junto a otros 26 gatos a principios de 2017 que malvivían en una casa semiderruída en Cabral, Vigo, y en condiciones totalmente insalubres.

Es una gata super dulce y mimosa, le encanta la compañía y, aunque pequeña de tamaño, tiene el carácter suficiente para no dejarse amilanar por los demás 🙂

Pumuki

Pumuki es uno de los 27 gatos rescatados a principios de 2017 que malvivían en una casa semiderruída en Cabral, Vigo, y en condiciones totalmente insalubres.

Pumuki es un cacho de pan, una buenaza que siempre está pendiente de ti para pedirte un cariño y que se lleva de maravilla con sus compañeros.

Salem

Salem es un gato viejiño, que apareció en la zona de Salesianos a principios de 2020, no sabemos cómo llegó allí, ya que en esa zona ya no quedaban gatos, en ese lugar se recogieron a los últimos tres gatiños que rescatamos de una casa que se iba a derribar.

Es un gato que va a su aire siempre, no es sociable ni con gatos ni con humanos y que aunque tiene cara de no haber roto nunca un plato, lo cierto es que si quieres acercarte a él, que sea solo si llevas una latita rica 🙂 Es un viejo gruñón pero que merece un hogar tanto como los demás y, quién sabe si incluso bajaría los humos en uno 🙂

Fernando

Fernando llegó a finales de 2018 con Grumpy (en acogida), Soler y Cristina de un rescate en el callejón de Soler. Nos dieron aviso de que estaban en una casa abandonada y en muy malas condiciones.

Es un gato ya mayor, muy bueniño, paciente y tranquilo al que le encantan los mimos. Sabemos que para él no supondría ningún problema adaptarse al cambio que sería vivir rodeado de una familia que lo quiera, dormir calentito en su camita y demás comodidades de vivir en un hogar 🙂

Cristina

Cristina llegó a finales de 2018 con Grumpy (en acogida), Soler y Fernando de un rescate en el callejón de Soler. Nos dieron aviso de que estaban en una casa abandonada y en muy malas condiciones.

Es una abuelita muy dulce y tranquila, nunca se mete en jaleos y su lugar favorito siempre será el que más cerca esté de la estufita. Nos encantaría que pudiera llegar a conocer lo que es el calor de un hogar.