Archivo de la categoría: no apadrinados

Marqués

Marqués fue encontrado en 2014 en el Paseo del Lagare, a la altura de la Zona Franca. Se notaba que era un gato casero, y pese a difundirlo con la esperanza de localizar a su familia, nadie lo reclamó.

Pocos meses después fue adoptado, pero por incapacidad de sus dueños, finalmente tuvo que volver a nosotros. En 2019 hubo que operarlo para la extracción de un pólipo y actualmente se encuentra en una casa de acogida.

Nuestro Marqués es un gato encantador que disfruta como ninguno de sus paseos y siestas al sol.

Varo

Varo fue recogido junto a su hermana Conchi a principios de 2020. Eran una camada que vivía en un camino donde sus otros tres hermanos murieron atropellados, así que los vecinos de la zona nos pidieron recogerlos. 

Los dos son bastante tímidos, pero Varo es más valiente y un saco de mimos en cuánto ve que le prestas atención.

Conchi

Conchi fue recogida junto a su hermano Varo a principios de 2020. Eran una camada que vivía en un camino donde sus otros tres hermanos murieron atropellados, así que los vecinos de la zona nos pidieron recogerlos. 

Los dos son bastante tímidos, pero Conchi es más miedosa y de momento, no se deja tocar. Eso sí…cuando repartimos comida, deja su miedo para estar atenta a ver qué le cae!

Dakota

Dakota llegó a nosotros a finales de 2019. Es una gata de colonia, a la que tras varios intentos, sus cuidadoras pudieron coger para tratar el más que evidente prolapso anal que sufría.

Es una gata extremadamente miedosa, responde con un poco de agresividad, pero es la típica gata que con mano y paciencia, con alguien que tenga mano para este tipo de caracteres puede llegar a ser una gata bueniña, ya que cuando se consigue tenerla en brazos, es manipulable.

Bizcochito

Bizcochito llegó a nosotros a finales de 2016, cuando nos dieron el aviso de que se acercaba a un bar en Couto San Honorato pidiendo comida pero no lo querían allí.

Lo publicamos esperando dar con su posible familia pero nadie lo reclamó 🙁

Es un gato increíblemente simpático y mimoso que tiene el don de enamorar a todo el que lo conoce.

Demi

Demi es uno de los gatos de la colonia de Pizarro, de donde estamos sacando poco a poco a los gatos a causa de las obras que se están haciendo allí. Tuvimos que extraerle todas las piezas dentales a causa del mal estado en que tenía la boca.

Es un gato bravo, que se arrancó la vía al día siguiente de la operación y hubo que darle la analgesia vía oral, con no poca dificultad. En este momento e encuentra en casa de acogida.

Morgan

La de Morgan es una de esas historias que te dejan el corazón tocado, de esas que te hacen preguntarte con miedo hasta qué punto puede llegar la crueldad humana.

Morgan era un gato casero que vivía en Morgadans y salía diariamente a pasear. En uno de esos paseos fue acribillado a balinazos y, aún no sabemos cómo, fue capaz de arrastrarse hasta la puerta de su casa donde permaneció, tirado medio moribundo, hasta que por suerte, una chica que lo vió lo recogió y nos dió el aviso.

Tenía la cadera y el fémur rotos, estaba paralítico de la parte de atrás. No veía por el ojo derecho, tenía una pancreatitis, líquido en el abdomen…Tras mucho tiempo de cuidados y tratamiento, nuestro pequeño salió adelante y la pérdida de visión del ojito es la única secuela que la ha quedado del calvario que tuvo que sufrir.

El autor de semejante atrocidad fue localizado por la Guardia Civil y Políca Local y lo llevamos a juicio. Fue condenado por delito contra animal doméstico. Pena de 3 meses de prisión (que no cumplió por no tener antecedentes), 600 euros de multa, retirada del permiso de armas y pago de los gastos veterinarios ocasionados. Interpusimos denuncia también contra los dueños de Morgan por no socorrer a su gato y permitir que estuviera en ese terrible estado durante horas, pero dicha denuncia no conseguimos que saliera adelante.

Morgan vive ahora feliz en su casa de acogida, sigue disfrutando muchísimo de sus paseos controlados al aire libre y agradece con sus ronroneos el amor y la protección que sabe que ahora tiene.

Willy

Willy fue recogido a mediados de 2019 de la colonia de la Salgueira. Se recogió para castrar e intentar encontrarle un hogar porque es un gato muy bueno, pero dio positivo a leucemia y sus posibilidades de adopción se redujeron.

En este momento está recibiendo todos los cuidados en una casa de acogida y dando a cambio todo el amor del mundo a su cuidadora. Es un gato increíblemente bueno y cariñoso.

Romina

Romina, rescatada junto a otros 26 gatos a principios de 2017 que malvivían en una casa semiderruída en Cabral, Vigo, y en condiciones totalmente insalubres.

Es una gata super dulce y mimosa, le encanta la compañía y, aunque pequeña de tamaño, tiene el carácter suficiente para no dejarse amilanar por los demás 🙂

Pumuki

Pumuki es uno de los 27 gatos rescatados a principios de 2017 que malvivían en una casa semiderruída en Cabral, Vigo, y en condiciones totalmente insalubres.

Pumuki es un cacho de pan, una buenaza que siempre está pendiente de ti para pedirte un cariño y que se lleva de maravilla con sus compañeros.

Salem

Salem es un gato viejiño, que apareció en la zona de Salesianos a principios de 2020, no sabemos cómo llegó allí, ya que en esa zona ya no quedaban gatos, en ese lugar se recogieron a los últimos tres gatiños que rescatamos de una casa que se iba a derribar.

Es un gato que va a su aire siempre, no es sociable ni con gatos ni con humanos y que aunque tiene cara de no haber roto nunca un plato, lo cierto es que si quieres acercarte a él, que sea solo si llevas una latita rica 🙂 Es un viejo gruñón pero que merece un hogar tanto como los demás y, quién sabe si incluso bajaría los humos en uno 🙂

Fernando

Fernando llegó a finales de 2018 con Grumpy (en acogida), Soler y Cristina de un rescate en el callejón de Soler. Nos dieron aviso de que estaban en una casa abandonada y en muy malas condiciones.

Es un gato ya mayor, muy bueniño, paciente y tranquilo al que le encantan los mimos. Sabemos que para él no supondría ningún problema adaptarse al cambio que sería vivir rodeado de una familia que lo quiera, dormir calentito en su camita y demás comodidades de vivir en un hogar 🙂

Cristina

Cristina llegó a finales de 2018 con Grumpy (en acogida), Soler y Fernando de un rescate en el callejón de Soler. Nos dieron aviso de que estaban en una casa abandonada y en muy malas condiciones.

Es una abuelita muy dulce y tranquila, nunca se mete en jaleos y su lugar favorito siempre será el que más cerca esté de la estufita. Nos encantaría que pudiera llegar a conocer lo que es el calor de un hogar.

Van Gogh

Van Gogh fue recogido en 2019 junto a Lena, su compañera de una colonia en Vulcano, Teis. Ambos necesitaban operarse las orejas por carcinoma.

Este precioso es muy tranquilo y bueno, pero tímido y miedoso incluso con sus compañeros felinos. Poco a poco se va soltando y se va acercando curioso cuando los demás están pidiendo cariños.

Van Gogh necesita mucho trabajo y mucha calma, pero sabemos que en una casa sería buenísimo.

Rola

Rola es la madre de Ría y Frodo, recogidos todos ellos en 2018 en un taller donde entraban y nos llamaron porque no los querían allí.

Es una gata muy miedosa pero poco a poco, parece que quiera ir acercándose. No es brava ni agresiva, es de las que se esconden y, una vez en su cuevita, se deja tocar ligeramente. Nosotros intentamos ayudarla a confiar, pero el proceso en el refugio siempre es más lento porque por desgracia, no podemos dedicarle a gatos como ella, todo el tiempo y dedicación que necesitan para perder ese miedo.

Frodo

Frodo llegó a finales de 2018 junto a su madre Rola y su hermana Ría. Nos dieron aviso de un taller por la zona de Bouzas de que se les metían en la nave y directamente no los querían allí.

Frodo sea posiblemente el menos miedoso de los tres. Es el único que se deja ver sin problema estando los voluntarios allí y, aunque es cierto que no se deja tocar fácil y en ocasiones tiene un punto de fierecilla, creemos que es cuestión de tiempo que mejore esa sociabilidad.

Tania

Tania es el nombre de la chica que nos dio el aviso en 2018 y es el nombre con el que bautizamos a nuestra pequeña. Vivía en una casa con finca y perro, y era una casa en la que los animales estaban siempre solos, salvo quizás un par de días a la semana que los dueños se pasaban por allí. La casa estaba a pie de carretera y la gata cruzaba continuamente, hasta que un día esta chica nos dijo que la habían atropellado. Apareció con unas heridas en las patas traseras que parecían de quemaduras o fricción. A día de hoy sigue con esas heridas, y tras una biopsia, ahora sabemos que lo que tiene es un problema alérgico de piel.

Es una gatiña muy dulce, buena y mimosa, un auténtico amor que no lo está pasando nada bien en el refugio. Nuestra Taniña necesita encontrara por fin la familia que tanto necesita.

Rosa

Rosa es otra de las gatas de la colonia de Pizarro que se está retirando a causa de las obras. Lleva con nosotros desde 2019.

Es una gata miedosa, huidiza y bastante fierecilla. No le gusta demasiado nuestra presencia. Con sus compañeros felinos no tiene ningún problema, pero con las personas no tenía prisa por interactuar. Un año después, está empezando a suavizar y se acerca tímidamente a pedir como el que más cuando llevamos comida rica.

Con gatos como Rosa, no hay una ciencia exacta para poder saber si con el tiempo se relajarán o si por el contrario no llegarán a aceptar que nos acerquemos a ellos. Lo que sí sabemos es que son gatos con lo que hay que tener un poco de mano, mucha paciencia y la capacidad de respetar su espacio y demostrarles con pequeños detalles que no somos el enemigo.

Choco

Choco, su madre Petra y sus dos hermanos, Leonor y Dingo, fueron recogidos de unos soportales en Coia donde no tenían cobijo alguno a causa de unas obras, en el año 2016. Estaban todo el día a la intemperie, los vecinos no los querían allí, acercaban a sus perros para asustarlos y se subian a los árboles para escapar.

Choco es una gata que, como en otros muchos casos, cuando llegó se mostraba muy agresiva y ahora ya se deja tocar y le gustan los mimos.

Pasa muchas veces que llegan siendo muy bravos porque están asustados viéndose de un día para otro en un sitio nuevo, un entorno desconocido para ellos, pero con tiempo, paciencia y confianza, bajan el nivel de agresividad. A veces se convierten en gatos amorosos y achuchables, otras solo llegan a permitir que les roces, pero su tolerancia a las personas siempre mejora.

Lorry

Lorry, de la colonia que vivía en una nave del Puerto que abrieron al público y tuvimos que recoger cuando empezaron con las obras.

Son todos ellos gatos esquivos y huidizos pero también en la mayoría de los casos, son gatos que tienen madera de cambiar, y Lorry sea posiblemente el caso que más claro vemos. Es una gata tranquila y buena pero que no se acaba de fiar de las personas.

Son muchas las veces que gatos que siempre se han mostrado esquivos, al conocer el calor de un hogar cambian y se convierten en gatos cariñosos y mimosos.

Lunar

Lunar es otro de nuestros gatos procedentes del Puerto, a los que tuvimos que recoger porque la nave en la que vivían fue abierta al público.

Todos ellos son esquivos y Lunar no es la excepción, sin embargo apunta maneras a convertirse en un gato sociable e incluso mimoso en otro entorno, en una casa con todo lo que ello implica (el calor de un hogar, trato más personalizado, cariño…)

Mofly

Mofly es uno de los supervivientes del Tercio de Afora. 4 gatos muertos más la venta del solar donde vivían, hizo que sus cuidadoras buscaran ayuda.
Es un gato muy huidizo, asustadizo, miedoso. Sigue sin dejarse coger pero empieza a perder el miedo, coge las chuches de la mano.Es un gatiño mayor, que tiene algo especial en su mirada.

Loki

A Loki la envenenaron en 2013 en la zona de la antigua estación de Renfe, en las obras del AVE. La recogieron moribunda y convulsionando pero por suerte, se salvó.
 
Loki es una gatiña tremendamente desconfiada y nerviosa, sin embargo, no quita ojo de todo lo que pasa en el refugio, eso sí….a distancia. Poco a poco se va soltando, pero necesita una familia con mucha paciencia.

Furón

Furón llegó con su hermano Furito (fallecido) en 2013. Es un gato con mucho miedo que respondía de forma muy nerviosa y agresiva. Ahora se deja tocar algo, vamos avanzando poquito a poco.

Con paciencia y tiempo creemos que se convertirá en un gato sociable.
 

El Cusponcito

El Cusponcito es uno de nuestros veteranos. Forma parte de la gran herencia de gatos que nos dejó el lacero municipal, gatos de los que no sabemos nada sobre su origen.

Es, como tantos otros, desconfiado y huidizo, de los que en el refugio no nos deja ver lo cariñoso que puede llegar a ser pero que, posiblemente, en una casa sacaría su lado más mimoso. 
 
 

Sebas

Sebas llegó a finales de 2019 de la calle San Sebastián. Nos dieron aviso de que llevaba varios días maullando solo por ahí.

Le ha costado bastante adaptarse a estar en el refugio, le estresaba estar con tantos gatos, pero parece que se está acostumbrando. Con las personas es sociable y no le hace nunca ascos a las caricias.

Bolboreta

Bolboreta* es una gata tímida y retraída, pero a la que le puede la curiosidad. Siempre esta revoloteando a tu alrededor, observándote fijamente. Cuando la miras, te maúlla lastimosamente. Se la ve mimosa, incluso hace la croqueta, pero tiene que vencer el miedo que le lleva a huir cuando nos acercamos. Quien sepa conquistar su confianza, se llevará toda una joya.

Se lleva estupendamente con otros gatos.

* para los que no lo sepáis, significa mariposa 🙂

 

Tomás

Tomás viene de la zona de Bouzas. La persona que nos lo trajo nos decía que la seguía cada vez que iba a darle de comer. Nunca se resguardaba, siempre mojado o debajo de los coches.

Es un grandullón muy cariñoso, amoroso y bueno. Muy tranquilote y deseoso de conocer por fin el calor de un hogar.

Telma

Telma fue recogida en el Barrio do Cura en 2019. A ella y al resto de gatos que vivían allí, hubo que sacarlos cuando metieron las excavadoras.

Es una gata esquiva, huidiza, brava… En muchos casos, con el tiempo suavizan su carácter y llegan incluso a convertirse en gatos mimosos. Esperamos que Telma sea uno de esos casos porque sabemos que desgraciadamente, de no mejorar, sus posibilidades de ser adoptada caen en picado.

Roberta

Roberta fue recogida en 2019 procedente de la colonia de Pizarro, colonia que se está retirando a causa de las obras.

Como en muchos otros casos, el miedo y cambio de entorno la mostraba como a una gata bastante brava, pero en pocos meses dejó salir a la gatiña dulce y mimosa que tenía dentro.

Lleva poco tiempo suelta con el resto y de momento le estresa convivir con tantos gatos. Con las personas sin embargo, es muy buena y le gustan mucho los mimos.

Casero

Casero es un gato abandonado por sus dueños y que acabó en el refugio. A causa del fuerte estrés provocado al verse fuera de su hogar y en un ambiente tan diferente, con tantos otros gatos, sin poder prestarle la atención personalizadísima que tendría en una casa de acogida, sufrió un bajón de defensas importante en los primeros días, estuvo con suero y por suerte, se recuperó.

Al contrario de lo que suelen hacer otros gatos que vienen de casas, Casero no respondió agresivamente. Es super cariñoso, juguetón, amoroso, que se merece salir del refugio y volver a estar en un hogar donde lo quieran de verdad.

Nietzsche

Nietzsche, al igual que su madre Mami Jaune, viene de la colonia de Pizarro, colonia que se está retirando a causa de las obras.

Es un poco desconfiado al principio pero poco a poco, y jugando con él, te vas ganando su confianza. Luego es un mimosón, al que le gusta mucho jugar y no meterse en líos con sus compañeros felinos. Es muy tímido a la hora de darles la latita, no pisotea a ninguno por comer….el pobre espera pacientemente su turno.

Lina

Lina es la madre de Lino y Kalajari, rescatados todos ellos de una casa del centro, abandonada y semiderruida de donde no eran capaces de salir. Llevan con nosotros desde enero de 2018.

Lina, al igual que sus hijos, es muy huidiza. Ellos poco a poco se van soltando, pero a Lina le está costando más, tiene mucho miedo a las personas. Lina necesitaría una familia que entienda que paciencia, tiempo y cariño son fundamentales para ayudarla a confiar, a perder ese miedo, a dejarse querer.