Archivo de la categoría: no apadrinados

Pati

Pati es una de las tantas gatiñas de Pizarro. Lleva con nosotros desde 2015. Vivía en la zona donde está ahora el nuevo Mercadona, antes de que empezaran las obras, estaba siempre en la acera con riesgo de atropello.

Cuando llegó era una bravucona que no se dejaba tocar, era muy huidiza, pero con el tiempo ha cambiado mucho, se deja acariciar, se acerca cuando hay comida rica… Se ha vuelto bastante buena pero aún tiene un poco de desconfianza.

Mus

Mus fue recogido el verano de 2017 en Beade. Llevaba tres días delante de la puerta de un bar, donde no era bien recibido, además presentaba un evidente mal estado, tenía una buena herida, probablemente a causa de alguna pelea, llena de pus.

Es un grandullón muy tranquilote y bueno y que sufre un problema de artrosis, por lo que agradecería enormemente poder disfrutar del calor de un hogar.

Campanita

Nuestra preciosa Campanita llegó a nosotros la primavera de 2019 siendo aún muy pequeña. No tenía ni 6 meses. Tenía familia, pero cayó de una ventana y aunque pudimos contactar con ellos, no quisieron recuperarla.

Campanita es un auténtico amor de gatiña. Super dulce, sociable y muy mimosa. Sería la gata más feliz del mundo con una familia que la quisiera como ella se merece.

Stefy

Stefy procede esta camada de tres gatitas rescatadas en O Castro a principios de 2016. Venían todas muy malitas, acatarradas y en muy mal estado, de hecho la más menudita no logró salir adelante. Las otras dos, Stefy y Piti, sí lo consiguieron.

Stefy es una gata muy huidiza, de pequeña se dejaba mimar algo más, pero ahora mismo no quiere saber nada de mimos, ni de fotos, prefiere no tener mucho trato con las personas. Sin embargo, cuando hay que manipularla para revisar agradece que le rasquen las orejitas.

Candela

Candela fue recogida a principios de 2018 en Panxón, donde parece que había sido atacada por un perro hacía dos años que la dejó sin un ojito.

En el refugio parece estresada con tantos gatos o encerrada, da vueltas haciendo un recorrido fijo cuando no hay nadie en el jaulón. No está bien, sigue muy asustada pero creemos que con tiempo y paciencia, fuera del refugio será cariñosa y melosa.

Lara

Lara, nuestra pequeña bautizada así por la historia de su rescate, en marzo de 2019, cuando apenas tenía 5 meses.

A primera hora de la tarde dieron aviso de que había un gato en las columnas centrales del túnel de Bouzas. Por la noche, cuando había menos tránsito, dos voluntarias fueron con chalecos reflectantes, triángulos y mucho cuidado. La gatiña estaba muy asustada, por lo que echó a correr nada más acercarse mínimamente a ella. Consiguieron cogerla finalmente con un ganapán cuando la gata intentó refugiarse en una cabina de SOS. La única persona que paró aquella noche para preguntar si podía ayudar, fue una chica llamada Lara, así que bautizamos a la pequeña 🙂

Las fotos de su rescate aquí http://blogdeproyectogato.blogspot.com/2019/03/rescate-en-el-tunel-de-bouzas.html

Lara es un poco miedosa, pero se nota que es la típica gata que con un poco de paciencia y trabajo, en una casa sería una mimosa!

Fernandina

Fernandina fue recogida en el 2012 en el Monte de los Pozos. Creemos que la pudieron abandonar o que se pudo extraviar.

Tranquila, super cariñosa y bueniña con todo el mundo, pasa completamente desapercibida en el refugio, pero en cuanto alguien le dedica su atención tiene mimos para dar y regalar.

Regalito

Regalito llegó a nosotros en 2015. La encontraron dentro de una caja precintada dentro de un contenedor. Gracias a la insistencia de unos perros, su dueño se metió en el contenedor para sacarla.

En el refugio no destaca como la gata más cariñosa o que más llame la atención, pero en alguna ocasión la hemos llevado a casas de posibles adoptantes y se vuelva una gata extrovertida, cariñosa y exploradora. Todos se merecen una oportunidad, y en ocasiones los que menos destacan son los que más lo necesitan.

Tinin

Tinin y su hermana Colombina (ya adoptada) estaban en un bajo abandonado de un edificio de la calle Colon y salían a comer a la calle a través de un agujero en las maderas que lo tapiaban.

Tinín, al igual que su hermana, era un gatiño complicado, que no se acostumbraba al trato con humanos, pero de un tiempo a esta parte, está más relajado ante nuestra presencia e incluso ya empieza a dejarse tocar :-).

Lino

Lino llevaba seis días maullando en la ventana de una casa abandonada y semiderruida por dentro del centro de Vigo. Pudimos acceder a la ventana del primer piso subiendo con una escalera y a través de ahí accedimos a la buhardilla que es donde se encontraba el gatiño. Pudimos colocar una jaula trampa, todo con sumo cuidado, ya que una vez dentro, hubo que bajarlo por el hueco de la buhardilla, y luego por la ventana, siempre intentando que el animal se fuera acoplando y no sufriera daño alguno.

Su madre Lina y su hermana Kalajari fueron rescatadas poco después.

Es un gato muy huididizo, no acaba de fiarse de las personas pero sí le gusta observarlas. Necesita una familia que esté dispuesta a darle el tiempo que necesite para aprender a confiar.

Gus

Gus y su hermano Chulito forman parte del grupo de gatos que hemos ido sacando del Puerto, de la zona que se ha abierto al público y que les ha dejado sin cobijo posible.

En el refugio es un gato esquivo, pero creemos que en un hogar, con paciencia y cariño, esa desconfianza iría desapareciendo.

Dado

Dado llegó procedente de la colonia del Puerto, donde a causa de las obras, se habían quedado sin cobijo alguno.

En el refugio es un gato huidizo con las personas, sin embargo, Dado tiene ese «punto» que nos deja entrever que en una casa, con el calor de un hogar, dejaría atrás ese distanciamiento y se volvería mucho más sociable.

Alcampita

Alcampita fue recogida en 2015. Le costó adaptarse al refugio al que tuvo que entrar porque falleció la persona que la alimentaba y molestaba a los vecinos de la zona donde iba a pedir comida.

Siempre ha sido una gata miedosa y desconfiada, pero cuando se da cuenta de que no representas una amenaza, va cogiendo confianza y resulta muy dulce y divertida.

Ágata

Ágata tuvo que ser recogida en el entorno del Xeral en 2019 porque la gente de la zona no la quería allí. Los conflictos entre sus cuidadoras y los vecinos eran continuos y la pobre ni siquiera tenía donde refugiarse del frío y la lluvia.

Es una gata muy miedosa y desconfiada, que escapa en cuanto ve amago de acercarte a ella. Sin embargo, le cuesta resistirse a la comida rica y siempre intenta ponerse a la vista para no quedarse sin nada.

Gregor

Gregor apareció en un fallado en la calle Escultor Gregorio Martínez en 2017. Se pusieron carteles en la zona pero nadie lo reclamó. Varios vecinos intentaron cogerlo pero finalmente colocamos una jaula trampa para sacarlo de allí, venía muy atascadiño pero ya está totalmente recuperado.

Es un gato muy bueniño, tímido que no se acerca ni pide mimos pero sí los acepta de buen grado, se deja coger y mimar, un peluchón.

Yaul

Yaul fue recogido junto a su hermano Romie, en la calla Romil en Diciembre de 2018. Se había quedado encerrado en un almacén y no nos puso nada fácil su rescate, así que hubo que poner jaula trampa para cogerlo.

Con el tiempo, ha ido aprendiendo a confiar y ya es mucho más sociable de lo que era cuando llegó….y seguimos avanzando!

Nata

Nata fue recogida junto a Fresa e Iris a principios de 2019, ya que iban a desahuciar a su dueña y repartió sus gatos por diferentes protectoras.

Nata y Fresa llegaron siendo muy desconfiadas y agresivas, en su casa tampoco eran sociables, sin embargo, Nata está progresando y ya deja que te acerques, te pide cosas ricas e incluso deja que la toques.

Josete

Recogido en el verano de 2019 junto con otros gatos del asilo del Barrio del Cura. Hacía tiempo que no se sabía de colonia allí, pero cuando iban a empezar las obras nos avisaron de que quedaban gatos.

Es un gato muy miedoso que aún se está adaptando a un cambio tan brusco. Esperamos que con paciencia y cariño, vaya dejando atrás esos miedos que nos impiden acercarnos a él como quisiéramos.

Erin

Erin fue recogid@ en Alcabre tras el fallecimiento de su dueña. Quedó tiradiñ@ y pedía de comer a la puerta de la casa de una vecina. Lo curioso de Erin es que no sabemos su sexo. Tiene aspecto de macho por el tamaño y la cabeza pero no tiene ningún órgano sexual, ni conductos diferentes ni matriz u ovarios, solo un agujero.

Erin es tranquil@, solitari@, muy huidiz@ con las personas y disfruta como ninguno de los rayitos de sol junto a la ventana

Chulito

Este grandullón con cara de peluche es Chulito. Él y su hermano Gus forman parte del grupo de gatos que hemos ido sacando del Puerto, de la zona que se ha abierto al público y que les ha dejado sin cobijo posible.

Sigue adaptándose al refugio, no le gusta estar con el resto de gatos. Con las personas es huidizo, pero poco a poco va bajando la guardia y aunque no es de los que van pidiendo caricias, cada vez le cuesta más resistirse a una buena ración de mimos.

Churry

Churry fue recogida a finales de 2018 de una colonia que se estaba castrando. Eran pocos gatos y se fueron retirando a petición de sus cuidadoras. Sus dos hermanos encontraron hogar por parte de sus alimentadoras, pero ella tuvo que entrar en el refugio.

Es una gata muy tímida y asustadiza.

Iris

Iris fue recogida junto a Fresa y Nata a principios de 2019, cuando iban a desahuciar a su dueña y repartió sus gatos por diferentes protectoras.

A pesar del estrés que supone para ellos verse de un día para otro en un sitio nuevo, con gente desconocida y obligados a convivir con tantísimos gatos, Iris es una gata muy buena que se adaptó muy bien y desde el principio pidió y agradeció los mimos y caricias.

Dingo

Dingo….el precioso Dingo! Él, su madre Petra y sus dos hermanas, Leonor y Choco, fueron recogidos de unos soportales en Coia donde no tenían cobijo alguno a causa de unas obras, en el año 2016. Estaban todo el día a la intemperie, los vecinos no los querían allí, acercaban a sus perros para asustarlos y se subian a las árboles para escapar.

Dingo es un gato tranquilo, siembre pendiente de lo que le rodea, observando todo desde su estantería favorita y, al igual que su madre, es huidizo y desconfiado. Es tanto el miedo que pasaron en la calle, que a pesar del tiempo que llevan con nosotros, aún no hemos conseguido que nos deje acercarnos lo suficiente para tocarlo.

Petra

Petra y sus tres hijos, Dingo, Leonor y Choco, fueron recogidos de unos soportales en Coia donde no tenían cobijo alguno a causa de unas obras, en el año 2016. Estaban todo el día a la intemperie, los vecinos no los querían allí, acercaban a sus perros para asustarlos y se subian a las árboles para escapar.

Petra, al igual que Dingo, es huidiza y desconfiada. Sus malas vivencias en la calle no le dieron motivos para confiar en las personas y nos está constando demostrarle que también hay gente buena.

Vapi

Vapi junto con otros gatos vivían y rondaban en una empresa en Vigo, donde ni eran bienvenidos ni tenían donde meterse, por lo que acabaron en el refugio. Es muy nerviosa, huidiza, en anteriores ocasiones que se intentó que estuviera suelta, trepaba por las paredes, intentaba huir de manera extremadamente nerviosa. Hay gatos que necesitan meses para poder adaptarse a estar sueltos por el refugio, acostumbrarse a ese entorno y a estar rodeado de tantos gatos, es algo traumático para ellos.

Kalajari

Septiembre 2018

Kalajari es la hermana de Lino, rescatado en una casa del centro. Finalmente, además de a Lino, también sacamos de allí a su hermanita y a su madre.

Kalajari es una gatiña que cuando llegó era muy muy brava y muy complicada de tratar,  poco a poco con tiempo y dedicación, la fuimos sacando de su jaulita, envuelta en una toalla y pasados más de siete meses, poco a poco se ha ido socializando y logra estar tranquila en el regazo.

Doña Pura

Doña Pura, uno de los 27 gatos desalojados de la casa con Síndrome de Noe de Cabral.

Es una gatiña algo mayor, un poco esquiva….hasta que huele una latita de comida, que se vuelve loca y hasta come de la mano. Sabemos que en una casa con un poquito de paciencia (y algunas latitas) esta preciosidad sacaría la parte mimosa que está deseando interacturar con los humanos